Accidente de avión militar en Codazzi se produjo por malas condiciones climáticas

Las investigaciones se realizaron de manera conjuntas entre la FAC y el fabricante español Airbus Military Casa.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Las malas condiciones climáticas que congelaron una de las alas, fueron las causas del accidente del avión militar Casa 235 de la Fuerza Aérea en el que murieron sus once ocupantes el pasado 31 de julio en en municipio de Codazzi, Cesar.

“Los restos no evidencian que la aeronave haya sufrido impactos o algún tipo de ataque o haya sido tocado o golpeado por un material externo y no se encontraron tampoco restos ni marcas de explosivo en la estructura del fuselaje u otra parte”, aseveró el coronel Jaime Betancourt, jefe de Investigaciones de Seguridad Aérea de la FAC.

Betancourt, además, descartó la posibilidad de que el avión hubiera sido derribado por un misil en un atentado de grupos armados ilegales. Así, el informe reveló que, luego de analizar los restos hallados de la aeronave, se descartaron fallas de motor o en la estructura del fuselaje.

La principal causa del accidente se debió a un fenómeno conocido como “engelamiento”, que consiste en la formación de hielo en los planos de los aviones debido a las malas condiciones climáticas.

Al darse cuenta de este hecho, la tripulación activó los sistemas de deshielo, pero estos se sobrecalentaron por lo que el piloto comenzó un descenso forzoso de la aeronave que terminó por perder el control hasta impactar contra el suelo.

“Esta aeronave ya había volado 170 horas con sus equipos sin ninguna situación adicional; debe quedar muy claro que el vuelo en condiciones de ‘engelamiento’ severo fue lo que realmente causó el accidente”, aseguró el comandante de la Fuerza Aérea, el general Carlos Eduardo Bueno.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario