El Procurador le pidió a la Corte prohibir besos y abrazos en los colegios

Ordónez pide que se deje en firme la facultad de los manuales de convivencia de los colegios en esa materia.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, le pidió este jueves a la Corte Constitucional que los colegios del país puedan prohibir expresiones excesivas de afecto como abrazos y besos, o que se les exija el autocontrol en ese sentido.

“Si las manifestaciones obscenas están prohibidas en el espacio público para todos los ciudadanos, resulta apenas razonable que una institución las sancione cuando se desarrollen en los espacios de la institución, que para efectos formativos resulta asimilable al espacio público”, así lo expresó Ordóñez en un concepto enviado a la magistrada de la Corte Constitucional, Gloria Stella Ortiz Delgado, en el que solicita que se deje en firme la facultad de los manuales de convivencia de los colegios en esa materia.

El concepto del procurador Ordóñez, que no es vinculante, fue emitido a propósito de una tutela que estudia la Corte Constitucional instaurada para proteger los derechos de las parejas del mismo sexo dentro del sistema escolar en Colombia.

El recurso de amparo tiene que ver con la reclamación de la madre del estudiante Sergio David Urrego quien se suicidó el agosto del año pasado presuntamente por ser discriminado debido a su orientación sexual.

“No puede perderse de vista que el colegio es el espacio común donde sujetos de especial protección constitucional -niños, jóvenes y adolescentes- desarrollan buena parte de su vida y conviven mutuamente. De donde resulta que una falta como la prevista no puede catalogarse como discriminatoria”, enfatizó el Procurador.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario