Colombia registró una disminución del 20% en la tasa de homicidio

El homicidio es uno de los delitos con mayor tasa de personas privadas de la libertad en Colombia con 29 mil 271.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

De acuerdo con datos del Instituto Penitenciario y Carcelario -INPEC-, la Fiscalía General de la Nación y del Observatorio del Delito de la Policía Nacional, en Colombia se registra desde hace una década una disminución de las tasas de homicidio significativa al pasar de 47.7 homicidios por cada 100 mil habitantes en el 2004 a 27,81 homicidios en el año 2014, es decir, 20 puntos de disminución en el registro.

“Nuestro país atraviesa por circunstancias especiales que sugieren que una mejor comprensión del homicidio es útil en la política pública, no sólo porque contribuirá a hacer perdurable formas de convivencia y resolución de conflictos, sino también porque ayudará a entender las dinámicas y movimientos de la violencia homicida”, destacó el viceministro de Política Criminal, Carlos Medina Ramírez.

El homicidio es uno de los delitos con mayor tasa de personas privadas de la libertad en el sistema penal colombiano. De acuerdo con el reporte del INPEC, a julio de este año, el porcentaje de privación de la libertad por ese delito es del 16,15%, lo que significa 29 mil 271 personas privadas de la libertad, de las cuales siete mil 684 son hombres sindicados, 20.485 son hombres condenados, 360 mujeres sindicadas y 742 son mujeres condenadas.

“Requerimos sistemas de recolección de información confiables y de calidad, que nos permitan no sólo tener mediciones estandarizadas, sino también tener la posibilidad de comparar experiencias exitosas en otros contextos para beneficio de la región”, enfatizó el Viceministro Medina.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario