El Gobierno confirmó la muerte de 12 uniformados en un ataque del Eln, en Boyacá

Igualmente, dos soldados un policía y un guía indígena están desaparecidos. 

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El Gobierno Nacional confirmó que once soldados y un policía murieron este lunes en horas de la madrugada, luego de un ataque del Eln en zona rural del municipio de Güicán, Boyacá, en momentos en el que escoltaban una caravana de la Registraduría. 

En el momento permanecen combates en la zona, por lo que ha sido difícil para las autoridades suministrar la cifra exacta de muertos, heridos y desaparecidos. Sin embargo, información del Ministerio de Defensa da cuenta de que dos soldados, un policía y un guía indígena, permanecen desaparecidos y habría tres soldados quienes también resultaron heridos.

“No solamente estos 12 héroes de la patria, sino otros tres que resultados heridos. Además, cuatro civiles se encuentran desaparecidos. Es n hecho que demuestra que el Eln no ha entendido que este es el tiempo de la paz y no de la guerra. Si el Eln cree que con estos hechos va a ganar espacio político para un acuerdo, están totalmente equivocados, es lo contrario”, afirmó el presidente, Juan Manuel Santos.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, afirmó por su parte que “he dado instrucciones para que el Ejército y la Policía adelanten las búsquedas en la zona afectada, coordinadas por el comandante del Ejército, el General Mejía; su labor es encontrar al personal civil y militar desaparecido, y capturar a los responsables de este ataque. Paz en la tumba de estos héroes”.

Igualmente, fuentes de la Registraduría afirman que hay dos funcionarios de la entidad que no responden a los llamados por lo que se sospechan que puedan estar en manos de la guerrilla.

Noticia en Desarrollo…

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario