Embajada de China confirmó que Ismael Arciniegas será ejecutado con inyección letal

A pesar de que desde el 2010 el colombiano Ismael Arciniegas confesó el delito, casi 7 años después se le aplicará la pena de muerte.

Pena-De-Muerte
Foto: CORTESÍA.

El colombiano que será ejecutado en China por el delito de narcotráfico es Ismael Arciniegas, un vallecaucano de 72 años que en el 2010 aceptó el delito de llevar casi 4 kilos de droga hasta el país oriental a cambio de 5.000 dólares.

La Cancillería de Colombia ratificó que el Gobierno de China se mantiene en su posición de aplicar la pena de muerte a este hombre, a pesar de las reiterativas peticiones por conservar su vida, aunque también manifestaron que insistirán hasta el último momento para suspender la ejecución.

En horas de la tarde el Embajador de China en Colombia se refirió al tema y expresó que no se puede hacer nada por el colombiano, que la pena de muerte “es irreversible” y que lo ejecutarán con una inyección letal.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, lamenta profundamente la decisión tomada por las autoridades judiciales de la República Popular China, de ejecutar a Ismael Enrique Arciniegas Valencia, detenido en ese país, a pesar de las reiteradas peticiones de clemencia y las varias solicitudes presentadas al Gobierno chino para que su sentencia de muerte fuera conmutada”, señaló la entidad.

Arciniegas hace parte de los cinco colombianos en China condenados a pena de muerte por delitos relacionados con el narcotráfico; además hay otros 10 con la ejecución en suspensión por dos años, así como 15 que tienen cadena perpetua.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario