El Papa Francisco se despidió con mensajes de paz y contra la esclavitud

“Estos encuentros me han hecho mucho bien porque allí se puede comprobar cómo el amor de Dios se hace concreto, se hace cotidiano’, comentó el Papa Francisco tras una visita a un hogar donde acoge a pobres y enfermos en Cartagena.

Foto: CORTESÍA.

El Papa Francisco se despidió de Colombia con una jornada llena de mensajes en pro de la paz, el medio ambiente y contra la esclavitud, ejes centrales de su última visita a Cartagena.

A pesar del cansancio y el leve golpe que sufrió en su rostro, el sumo pontífice llenó de alegría y paz a todos sus fervientes seguidores que lo esperaban en la ciudad amurallada.

Durante su visita a los restos de San Pedro Claver, Francisco hizo un llamado contra la esclavitud de las personas, un flagelo que fue rechazado por el santo y el cual aún sigue persistiendo en el mundo.

‘Todavía hoy, en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura, se hacen a la mar o emprenden el camino porque lo han perdido todo, empezando por su dignidad y por sus propios derechos‘, dijo el obispo de Roma.

De igual manera exaltó la solidaridad de los colombianos, especialmente en la Plaza San Francisco de Asis, donde recogió varias enseñanzas de devoción y dedicación.

‘Visité la casa de la señora Lorenza, donde acoge cada día a muchos hermanos y hermanas nuestras para darles alimento y cariño. Estos encuentros me han hecho mucho bien porque allí se puede comprobar cómo el amor de Dios se hace concreto, se hace cotidiano’, comentó.

Foto: CORTESÍA.

Los pobres y las comunidades marginales también fueron temas tocados por el Papa.

‘María de Chiquinquirá y Pedro Claver nos invitan a trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos, en especial por los pobres y descartados de la sociedad, por aquellos que son abandonados, por los emigrantes, por los que sufren la violencia y la trata. Todos ellos tienen su dignidad y son imagen viva de Dios’, concluyó.

Luego de su visita al santo jesuita, el religioso argentino prosiguió con su agenda en Contecar, lugar donde ofició la última misa campal de la visita al país, donde dejó un mensaje para Colombia y la búsqueda de la paz.

‘si Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en esta dirección, que es aquella del bien común, de la equidad, de la justicia, del respeto de la naturaleza humana y de sus exigencias’.

‘Heridas terribles que pude contemplar en sus propios cuerpos; pérdidas irreparables que todavía se siguen llorando, sin embargo han salido, han dado el primer paso en un camino distinto a los ya recorridos. Porque Colombia hace décadas que a tientas busca la paz y, como enseña Jesús, no ha sido suficiente que dos partes se acercaran, dialogaran; ha sido necesario que se incorporaran muchos más actores a este diálogo reparador de los pecados’.

Sin dar nombres, el alto jerarca de la Iglesia Católica valoró los esfuerzos del Gobierno Nacional y las Farc de llegar a buen acuerdo el proceso de paz.

Foto: CORTESÍA.

‘Nosotros podemos hacer un gran aporte a este paso nuevo que quiere dar Colombia. Jesús nos señala que este camino de reinserción en la comunidad comienza con un diálogo de a dos. Nada podrá reemplazar ese encuentro reparador; ningún proceso colectivo nos exime del desafío de encontrarnos, de clarificar, perdonar’, explicó.

Finalmente, el Papa Francisco rechazó los problemas que aquejan al país, como las drogas, el daño al medio ambiente, el enriquecimiento ilícito y la corrupción, actos que desangran cada vez más al país.

‘Pienso en el drama lacerante de la droga, con la que algunos lucran despreciando las leyes morales y civiles, en la devastación de los recursos naturales y en la contaminación; en la tragedia de la explotación laboral; pienso en el blanqueo ilícito de dinero así como en la especulación financiera, que a menudo asume rasgos perjudiciales y demoledores para enteros sistemas económicos y sociales, exponiendo a la pobreza a millones de hombres y mujeres; pienso en la prostitución que cada día cosecha víctimas inocentes, sobre todo entre los más jóvenes, robándoles el futuro; pienso en la abominable trata de seres humanos, en los delitos y abusos contra los menores, en la esclavitud que todavía difunde su horror en muchas partes del mundo, en la tragedia frecuentemente desatendida de los emigrantes’, sostuvo por último el Papa Francisco.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario