Garavito y Popeye en huelga de hambre para exigir “privilegios” en la cárcel

De la huelga de hambre también hacen parte otros presos conocidos, como lo es Rafael Uribe Noguera.

FOTOS: CORTESÍA

Ni un bocado de comida están recibiendo los presos de ‘La Tramacúa’, la Penitenciaría de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, que alberga delincuentes como Luis Alfredo Garavito, el mismo que asesinó y abusó a 200 niños; Jhon Jairo Vásquez Velásquez, alias Popeye; Rafael Uribe Noguera, asesino y violador de la pequeña Yuliana Samboní, y Levith Rúa, alias “La Bestia del Matadero”.

En total son 1.441 los internos que están en huelga de hambre en Valledupar, exigiendo una serie de condiciones que algunos llaman “privilegios” y otros “derechos humanos”. Por ejemplo, están cansados de los tratos “crueles e inhumanos” que reciben por parte del personal de Inpec.

FOTO: EL PILÓN.

Pero más allá de eso, la lista de peticiones asciende a exigencias materiales, como el uso de ventiladores con corriente eléctrica dentro de las celdas y telefonía móvil e internet dentro del penitenciario, aspectos a los que alegan el derecho por una sentencia de la Corte Constitucional, según informaron en un comunicado a la opinión pública.

Estos presos quieren poder dormir una hora después de cada almuerzo, exigen que sus visitas sean semanales, que en dichos días no los obliguen a utilizar indumentaria de internos y que no sean encadenados.

Expertos que analizaron la situación han manifestado en otros medios como Aldia.co, que esta serie de peticiones son “inviables” porque los directivos de cada centro penitenciario tienen autonomía para imponer su normatividad, por lo que dejar de recibir los alimentos sólo los perjudicaría a ellos.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario