De no abrir antes de agosto, Iglesia Católica podría quedar en quiebra

La Iglesia Católica en Colombia es otro de los gremios que se ha visto afectado por la situación de la pandemia, por eso aseguran que están a punto de quedar en la quiebra.

Foto: Referencia

La crisis en los templos sagrados se intensifica con el pasar de los días, pues ya son 3 meses en los cuales admiten no recibir diezmos por parte de los feligreses, pues el 90 % de sus entradas económicas depende de eso.

Monseñor Luis José Rueda, Primado de Colombia y Arzobispo de Bogotá, explicó en una entrevista para La República que la iglesia ya no puede soportar un mes más, por eso se prevé que en el mes de agosto se declaren en quiebra.

View this post on Instagram

Monseñor Luis José Rueda, arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, aseguró que los templos en Colombia también han sentido la crisis por el Covid-19, que llevan 3 meses sin percibir ingresos y ocupándose del 100% de los gastos, y que con esto están en riesgo alrededor de 50.000 obras sociales. “El quiebre es total, cuando quedamos ya en quiebra sería en agosto. Estamos raspando lo último que hay. Desde el punto de vista financiero, laboral y económico”, aseguró el líder de los católicos en el país. El 90% de los ingresos de la iglesia católica dependen de las ofrendas de los fieles. #notimanizales Fuente consultada entrevista en La República.

A post shared by NOTIMANIZALES (@notimanizales) on

Es que la visita de los feligreses a los templos y sus diezmos son los elementos que ayudan con las subsistencias de los gastos en el templo y otros proyectos sociales, como colegios y centros de rehabilitación.

Aunque Monseñor también destaca que en varias iglesias, del país, se debe pagar una nómina a los empleados del lugar, que van desde el campanero hasta las personas que se encargan de los coros.

Por eso tratan de aguantar hasta donde los lleve la corriente para evitar verse en la necesidad de cancelar esos contratos laborales.

Además, se dice que son unas 80 mil obras sociales que están paradas por las pérdidas económicas de la Iglesia Católica.

Por eso recurren a la solidaridad entre los mismos párrocos de las iglesias, pues algunos sacerdotes de iglesias ubicadas en sectores de altos estratos, le han tendido la mano a aquellos de las iglesias de barrios menos favorecidos.

Por ahora, la iglesia ha preparado algunos protocolos de bioseguridad que se estarían implantando en caso de que el Gobierno les dé luz verde para abrir sus puertas a los creyentes.

Acerca de Madelaine Báez

Deja un comentario