Así avanza la marcha contra la corrupción y el Gobierno nacional del uribismo

La marcha, convocada para este 1 de abril,  no ha registrado hasta el momento ninguna alteración del orden público en el país.

Marcha_Uribismo_Corrupción
Manifestación en Medellín, a la altura de la avenida La Playa con avenida Oriental. Foto: Cortesía.

Miles de personas salieron a las calles de diferentes ciudades capitales del país y de Estados Unidos a marchar en contra del Gobierno actual y los recientes escándalos de corrupción que han dado un fuerte impacto a la opinión pública y que, al parecer, involucrarían a varios sectores políticos del país.

En el caso de Medellín, la marcha partió desde el Teatro Pablo Tobón Uribe, en el centro de la ciudad, donde centenares de personas acompañaron al mismo senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, y a su copartidaria, Paola Holguín, a exigir marchando la renuncia del presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Tal y como lo había solicitado a través de redes sociales el mismo Álvaro Uribe y varios congresistas del Centro Democrático, la mayoría de asistentes portaron durante la marcha la camiseta de la Selección Colombia.

A las 10:00 de la mañana inició el recorrido en el Teatro, tras lo cual los manifestantes recorrieron la avenida La Playa hasta la Avenida Oriental, donde viraron a la izquierda para dirigirse hacia el Parque de las Luces, donde finalmente concluyó el trayecto.

Asimismo, en otras ciudades del país como Villavicencio, Bogotá, Cartagena y Santa Marta hubo centenares de asistentes a la marcha, convocada a nivel nacional. Además, hubo concentraciones en algunas ciudades de Estados Unidos, como Miami.

Marcha_Uribismo_Corrupción_Villavicencio
Marcha en Villavicencio. Foto: Cortesía.
Marcha_Uribismo_Corrupción_Bogotá
Concentración en Bogotá. Foto: Cortesía.
Marcha_Uribismo_Corrupción_Miami
Colombianos marchando en Miami. Foto: Cortesía.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario