El Abrazo de la Serpiente: un camino desde el Amazonas hasta Hollywood, por el Oscar

La película colombiana fue nominada al Oscar en un hecho sin precedentes en la historia del país.

Nilbio Torres es Karamakate Joven (Foto Liliana Merizalde4 FJ)
Foto: CORTESÍA.

Navegar 15 días por el río San José del Guaviare o esperar uno de los tres vuelos semanales que salen desde Bogotá a Mitú. Después de estar allí, viajar por carretera hasta tres horas a una zona selvática en la que Ciro Guerra y su equipo de producción se internaron por siete semanas, un lugar tan desconocido como inquietante para ellos y que les demostró que “en un parpadeo” los podía “borrar del mapa”, como lo expresó el director de El Abrazo de la Serpiente.  (Lea también: Histórico: El Abrazo de la Serpiente es nominada al Oscar).

Pero no fue así, pues a pesar de llevar unos 8.000 kilos de carga aérea, transportarse en deslizadoras, lanchas rápidas, morrocos (motos de carga), volquetas, tractores y hasta subir caminando la cumbre del Cerro Mavecure (“200 metros de ascenso sobre una roca que se convierte en jabón al contacto con el agua”, dijo la productora de la cinta), el equipo no tuvo mayores contratiempos y según lo dicen, fue gracias a la protección que les brindó un anciano payé, quien hacía continuas invocaciones a espíritus de su tradición, pidiendo protección para el grupo.

Y es necesario mencionar lo piadosa y generosa que fue la selva con Ciro Guerra, pues en medio de su gran honestidad, el cineasta confesó que fue un motivo personal el que lo llevó a realizar El Abrazo de la Serpiente. Le generó incógnita conocer qué hay más allá de una inmensidad verde que es ovacionada por ser el pulmón del mundo, pero a su vez, “desconocida y oculta”, inclusive para él, quien ha vivido toda la vida en Colombia y que es colombiano.

La historia desde el nativo

El Abrazo de la Serpiente es la única película en Colombia que ha utilizado a nativos indígenas para protagonizar. ¿Por qué pasó? Ciro Guerra no quería la misma historia contada desde los exploradores, él quería la del nativo, quería saber más que de “coca, droga, ríos, indios y guerra”. Quería “historias”. Quería “culturas”.

Sin duda lo encontró y de forma tan vehemente, que ésta, siendo una película colombiana, poco tiene del idioma español. Tiene partes en portugués, alemán, latín, catalán, pero predominan el ticuna, cubeo, uitoto, wanano… en general, lenguaje amazónico, de ese que los colombianos, en su mayoría, también desconocen. (Lea también: Impresionantes imágenes del Abrazo de la Serpiente, nominada al Oscar).

“Lo más significativo es que esta es una película hablada en lenguas indígenas, idiomas que para los colombianos son también una lengua extranjera. Ojalá sea esta una oportunidad para que nuestra sociedad empiece a valorar y apreciar el conocimiento milenario de nuestros pueblos amazónicos, que son los verdaderos protagonistas de esta historia”, expresó el director Ciro Guerra.

Este drama de aventura es protagonizado por los nativos Antonio Bolívar, Nilbio Torres, Miguel Dionisio Ramos y decenas de representantes de diferentes tribus, así como los actores internacionales Jan Bijvoet (Borgman) y Brionne Davis.

La hazaña de poner al descubierto el talento de los nativos no fue tarea fácil, así lo aceptó el mismo Antonio, quien reconoció que “estaba bastante desconfiado cuando apareció la propuesta de El Abrazo de la Serpiente”, pero cuando llegó Ciro Guerra y se detuvo a escucharlo, aceptó “hacer el trabajito” por la seriedad y respeto hacia la tradición, que tenía el director.

Asimismo, Nilbio Torres fue sacado directamente de su cultivo de yuca para poner su talento al descubierto ante el mundo, en una cinta que es nominada al Oscar. En estas palabras de humildad y de valentía resumen su proceso: “Después de que me eligieron estuve durante una semana en Bogotá recibiendo clases. Era la primera vez que salía de mi región y que subía en un avión. Tenía mucho miedo porque en mi comunidad uno escucha que en Bogotá hay muchos atracadores que matan a la gente. Pero después me di cuenta que no, que es chévere y me dediqué a las clases en la que me enseñaban sobre la mirada y la expresión, para no quedarme atrás de los otros actores”.

Camino al Oscar

Ciro Guerra (Liliana Merizalde5 MO)
Foto: CORTESÍA.

No ha sido fácil, pero sí gratificante, por eso es que Cristina Gallego, la productora de El Abrazo de la Serpiente, después de haber ganado diez premios internacionales con la cinta y la ovación de la crítica en el mundo, se sigue sorprendiendo con noticias tan destacadas, como la nominación al Oscar en la categoría Mejor Película Extranjera.

Gallego no estaba tan segura de que la cinta quedara nominada, pues según lo detalló, El Abrazo de la Serpiente no estaba entre las favoritas de los expertos. Sin embargo, hoy se catapulta entre las favoritas para llevarse el galardón y seguir haciendo historia, pues sería la primera vez en la que representantes de Colombia lo ganen.

Según los críticos de cine, la película tiene muchos aspectos a su favor para traerse el Oscar. Por ejemplo, Benjamín Villegas, de Villegas Editores, la consideró una producción “bien hecha” por la “magnífica cámara, adecuada caracterización de los personajes indígenas y expedicionarios y acertada concepción de la idiosincrasia indígena”.

Asimismo, Claudia Triana, directora de Proimágenes  Colombia, destacó que El Abrazo de la Serpiente “poco a poco” acerca al espectador, de la mano de los antropólogos y los indígenas, “a la magia de la selva y su lógica”. También resaltó un buen ritmo y fotografía.

Ciro Guerra se da ganador con el simple hecho de estar nominado, ya hizo su trabajo, sólo le queda atravesar el camino desde Bogotá a Los Ángeles y esperar el nombre del ganador el 28 de febrero en el Teatro Dolby, ante una competencia, que aceptó, es muy dura. (Lea también: El mexicano Alejandro G. Iñárritu lidera las nominaciones a los Oscar con The Revenant).

Jan Bijvoet (Foto Andres Cordoba9 FJ)
Foto: CORTESÍA.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario