“El público más difícil de Colombia es el de Medellín”: José Ordóñez

José Ordóñez se presentará este viernes, 14 de julio, en el Teatro Universidad de Medellín ante el público más díficil del país y no precisamente por exigente…

Más hilarante que nunca, así regresa José Ordóñez a Medellín, pues 30 años de recorrido en su carrera como humorista lo han hecho un tipo bastante experimentado y esta plaza, que para él es la más difícil de Colombia, siempre lo reta.

En conversación con El Palpitar, José Ordóñez contó que todavía tiene “cuerpo y corazón” para hacer sus populares récords, por lo que no descarta uno de 100 horas… Mientras, se presenta en todo el país con su show y acá nos cuenta un poco de eso y todo lo que está pasando con su carrera:

-¿Qué pueden ver esta noche los paisas en su show?

“Es un show en el que intentamos hacer el resumen de lo que ha sido mi carrera profesional, 30 años en la comedia, en la que he tenido éxitos y derrotas. Acá intentamos recordar esas maratones de humor, Ordóñese de la Risa, Yo no Pedí Nacer…”.

-¿Y cómo resumir 30 años de carrera en dos horas?

“Hay que dar lo que la gente espera, interpretar los personajes más icónicos, es como sintetizar en dos horas lo mejor de estos 30 años”.

-¿Qué tal la relación con el público paisa?

“El público más difícil de Colombia es el de Medellín… si no eres paisa, el Águila Descalza podría presentarse en el teatro más grande e igual va a llenar, porque el espectador de Medellín no es que sea muy exigente, sino que quiere mucho lo suyo y ama todo los que son así paisas (acento antioqueño). Cuando rompí mi primer record me trajeron a Medellín, pero primero me tuvieron que poner carriel de arepas, sombrero y poncho, además me declararon hijo adoptivo y ahí sí me querían. Fue en el Festival de Rey de Reyes de la Trova en 1994 cuando me dieron ese honor”.

-¿Qué panorama tiene del humor que se hace actualmente?

“Cada generación de humoristas tiene su manera particular de hacer comedia, cuando yo empecé se acostumbraban las retahílas, Sábados Felices (…) cuando llegue se impulsa una nueva moda que son los récords mundiales para Guinness, hicimos Ordóñese de la Risa, un programa en las calles y me correspondió la novedad de los años 90s. Después ha venido una nueva generación que la inició Andrés López con el stand up comedy, no porque no existiera antes, sino porque hay cosas que se popularizan de tanto en tanto”.

-Y usted es de los clásicos…

“Con 30 años de carrera y una nueva generación de comediantes por delante a mi ya me dicen es maestro, soy como de los clásicos aunque no me siento tan viejo porque apenas voy a cumplir 50 años. Pero sí hay persistencia en medios, no es fácil sostenerse en radio, en televisión, estar todavía llenando teatros”.

-A eso se le suman las redes, más tarea…

“Sí y ahí hay que meterle mucho estudio, hay que analizar la psicología de todas la generaciones que vienen naciendo. Ahora con el tema de redes sociales es más fácil, pero creo que a diferencia de José Ordóñez, los nuevo comediantes son volátiles, porque así como los fenómenos de las redes hacen que sean muy famoso con cualquier bobada o con cualquier cosa sencilla como el caso del muchacho chileno…”.

-¿German Garmendia?

Eso, ahora tiene que ver qué cosa se inventa, porque prendió muy bien, pero ahora el asunto es que no apague y se mantenga haciendo cosas creativas. Eso tiene el fenómeno de redes, así como te prendes la gente te cambia porque hay muchos haciendo todo tipo de cosas en el mundo. Cuesta mucho hacer una carrera y tal vez dañarla con un mal día…”.

-Detrás de su arte hay labor social, háblenos un poco de eso…

“Cada récord que hago tiene el fin de recolectar ayudas para labor social, hemos operado niños del corazón, de hidrocefalia, hemos construido albergues para ancianos y todo esto porque provengo de una familia muy pobre, conozco lo que es la necesidad de una familia. También soy cristiano, pastor de matrimonio y dedicó esa comedia a que comunique valores y principios”.

-Para finalizar, ¿qué le acelera El Palpitar?

“Varias cosas, fundamentalmente Jesús. Mi esposa. Mis hijos. Una cuarta, el Bucaramanga, ¡Bucaros, Bucaros, Bucaros!”.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario