Galería: Deleites Tradicionales, la vuelta a Colombia en sabores

Deleites Tradicionales le rinde un homenaje a las cocinas originales de las diferentes regiones de Colombia, con un concepto de servicio express.

Sig Ant

Sig Ant

Ubicado en Plaza Pakita, a sólo 10 minutos de Medellín, Deleites Tradicionales demuestra innovación con un concepto experiencial para vivir la gastronomía colombiana de forma más completa, pues hay delicias de todas partes del país, pero con una presentación express.

Y es que Deleites Tradicionales es un lugar para calmar antojos… Por ejemplo, de unas marranitas vallunas, esas que son hechas de plátano verde crocante y que por dentro están rellenas de chicharrón; ¿o qué tal unas bolitas de chócolo con ese toque de cebolla de rama que las hace especial y evoca los sabores de la abuela?

Esta nueva propuesta gastronómica, que tiene una enorme cocina con vista para todos los comensales, está dividida en cinco estaciones, pues hay un espacio para los Postres Colombianos, Frutería Regional, Dulcería de Antaño, Bocados Típicos y Parvería.

Además, en este lugar que está exactamente en el kilómetro 17 vía Las Palmas, la experiencia de recorrer a Colombia no está sólo en los sabores, sino que también hay espacio para lúdica con juegos típicos como el parqués, la ranita y el trompo, así como otros que generan retos mentales, por ejemplo una sopa de letras.

Así pues que ya todo está más que listo para deleitarse con los mejores antojos tradicionales en este nuevo espacio, en el que también estarán personajes de esos típicos y graciosos que hacen que todo sea más ameno.

Instagram: @Deleitestradicionales 

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario