Fotos: Así vive el “gato más triste del mundo” después de su adopción

Horas antes que le aplicaran la eutanasia, el gato fue adoptado por un hombre y hoy es una celebridad en Internet.

Así se encontraba en el refugio. Foto: Instagram.

¡Un milagro de la adopción de mascotas! Así se puede describir la tierna historia del “gato más triste del mundo”, quien estuvo a punto de ser sacrificado, pero la mano y el amor de una persona lo cambió radicalmente.

Ben Ben, así es como se llama ahora el gato que fue viral en las redes sociales a finales de 2016, debido a la expresión de tristeza que tenía cuando iba a ser sacrificado en la veterinaria donde se encontraba.

Al principio de su vida se encontraba en un refugio, tras ser atacado por un animal más grande, dejándole varias secuelas, pero una familia decidió adoptarlo para darle un hogar.

Sin embargo, volvió al mismo lugar por sus altos costos médicos y una supuesta enfermedad que lo iba a dejar sin caminar.

Ante esta situación pensaban ponerle la eutanasia, pero la fortuna llegó horas antes para él tras ser adoptado por un empleado de la veterinaria, quien después de una hora logró ver el cambio que le produjo al gato.

“Nos sentamos con él por una hora y de inmediato él estaba lleno de ronroneos, sonrisas y abrazos de agradecimiento”, destacó el dueño de la mascota.

Al día de hoy Ben Ben es una celebridad en Instragram, red social donde se puede ver su tranquila vida y en el que su felicidad suprime el rostro triste que tenía en 2016.

Actualmente el gato tiene más de 110 mil seguidores y 385 publicaciones, donde además de mostrar su belleza, también impulsan causas animalistas para proteger a otros seres desdichados.

Si quieres seguir la historia del “gato más triste del mundo”, puede verlo en la red social

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario