Una feria de las flores llena de tradiciones que avanza en protección animal

Sin cabalgata y sin pájaros enjaulados se realizará la versión número 59 de la Feria de las Flores en Medellín, avanza la protección animal. 

Opinion_Feria_El_Palpitar
Protección animal en la feria de las flores.

Muchas atrocidades en el mundo se cometen bajo la excusa de la “tradición”, desde eventos crueles y tortuosos hacia los animales, hasta aquellos en los que se les utiliza como meros objetos o instrumentos del ser humano. Tal era el caso de la famosa cabalgata de la feria de las flores que durante 27 años se desarrolló en las calles de la ciudad de Medellín, bajo la mirada indiferente de miles de personas. En este evento llegaron a participar hasta 7 mil equinos, en su mayoría montados por personas sin conocimientos en su manejo, alcoholizados y sin ningún respeto hacia el bello animal.

Durante muchos años se le realizó seguimiento en vivo a dicho evento en cabeza de la Sociedad Protectora de Animales que con sus voluntarios y la compañía de otros grupos de defensa animal, llegaban para registrar todos los desmanes que allí ocurrían. Pero fue hasta el año 2012 que los defensores de los animales lograron hacerse escuchar, AnimaNaturalis Internacional denunció ante la Personería de Medellín todos los incumplimientos legales y la afectación que los animales sufrían durante la feria.

Esto conllevó a un debate de ciudad al respecto, donde las personas se empezaron a hacer conscientes del significado de tener a estos animales desde la madrugada estresados en el momento del transporte, luego un largo recorrido en el pavimento caliente, y por último los accidentes que se generaban incluso en municipios vecinos.

El Concejo de Medellín tuvo en 2013 los pantalones para decir “no más” y regular de forma estricta el mal llamado desfile a caballo, no faltaron quienes defendieron la “tradición” pero esta vez fue la evolución ética de nuestra sociedad la que ganó la contienda por los animales. La regulación quedó tan fuerte que los organizadores que en su momento era Asdesilla, decidieron no hacerla en 2014 ni en 2015.

El Alcalde Federico Gutiérrez intentó revivirla para la versión 2016 de la Feria de las Flores, sin embargo la presión social fue tan fuerte que desistió y ojalá no haya sido una simple decisión política para quedar bien, sino que haya sido con el entendimiento de los argumentos que hay en contra. Al día de hoy ya han sido muchas localidades del país que decidieron negar las cabalgatas en sus festividades, incluyendo a Envigado, un gran logro.

Y es que Medellín que se enorgullece de los numerosos premios ganados, entre ellos el de “la ciudad más innovadora”, “el nobel de las ciudades” y 5 millones de dólares por parte de la Fundación Rockefeller por su capacidad de resiliencia, ha ido cambiando con los años. Cambia como todo sistema vivo y en movimiento, evoluciona y se adapta a las nuevas condiciones sociales (y ambientales), a las creencias y vivencias de los nuevos ciudadanos con una mente más abierta para defender lo que es propio pero que no necesariamente debe afectar a los demás, siendo que los animales también son “los demás”.

Hace algunas semanas La Sociedad Colombiana de Orquideología sorprendió con la decisión de no exhibir aves enjauladas como era la tradición en la exposición de orquídeas, pájaros y flores que se realiza desde hace 23 años, sino que al contrario, se harán ejercicios de avistamiento de aves en el Jardín Botánico, animales que viven en uno de los principales corredores biológicos de la ciudad, en el único humedal con que contamos; desarrollando así el conocimiento de nuestra biodiversidad, para que los ciudadanos empoderados puedan protegerla y quererla. Hay que anotar que Antioquia es el departamento más diverso en aves del país.

Estas excelentes noticias nos llevan a pensar que ahora nuestros gobernantes realmente están empezando a representar a una ciudad que avanza, que a pesar de todas las dificultades en los factores social y económico, se piensa también en esos otros habitantes que no son humanos y que se pueden beneficiar con pequeñas decisiones políticas que para ellos sí repercuten en sus vidas. Hoy cambiamos los caballos por bicicletas y las jaulas por binoculares.

Lo que falta

Precisamente hablando de corredores biológicos, se espera que la autoridad ambiental competente, la Secretaría de Gobierno y Derechos Humanos así como la Personería de Medellín, hagan algo respecto al evento “Sonido sobre ruedas” que a todas luces viola la normatividad relacionada con los niveles de ruido que durante tres días seguidos tienen que sufrir no solo los vecinos de Belén las Playas, sino todos los animales que tienen que salir despavoridos de su hábitat encontrando muchas veces la muerte en el camino.

Acerca de Paulina Pulgarín Serna

Paulina Pulgarín Serna
Activista de AnimaNaturalis Internacional, editora de contenidos para Colombia desde 2005. Ingeniera. Ambiental.

Deja un comentario