Medellín marchó por el Día Mundial de los Animales

El pasado domingo 9 de octubre, cientos de personas convocadas por varias organizaciones, se reunieron para conmemorar el Día Mundial de los Animales.

Día_Mundial_Animales_Opinión_El_Palpitar
Con un manifiesto por los derechos de los animales, dio comienzo la marcha que se hace desde hace nueve años en Medellín. Foto: AnimaNaturalis.

Manifiesto

Hoy Colombia vive un momento histórico en búsqueda de la paz, es una gran oportunidad para que comencemos a derribar las barreras del especismo y comencemos a hacer también las paces con los animales,  en este sentido, nosotros hablamos de animales humanos y no humanos, reconociéndonos como animales con deseos, sensaciones y sentimientos, iguales a otros seres que también habitan el planeta y que son de otras especies.

Nuestro movimiento y nuestra causa, diferente a lo que muchos piensan (que es algo individualista o sentimentalista), es profundamente política, desde los sujetos políticos que la encarnamos y desde nuestros ideales de compasión, respeto, convivencia y auto-regulación inspirados en líderes como Mahatma Gandhi, gran activista de la No Violencia y quien indicaba que “Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”.

Este año fue promulgada la ley 1774 que penaliza el maltrato animal en Colombia, la cual además declara a los animales como “seres sintientes”, un gran avance y una victoria de arduos años de trabajo de activistas a lo largo y ancho del país; sin embargo los animales han sido y siguen siendo víctimas invisibles e ignoradas no solo en el conflicto armado sino en el tejido mismo de la sociedad. No se conocen cifras exactas de todos estos seres inocentes que han sido violentados.

Los animales han sido utilizados como instrumentos para generar terror en las poblaciones, como el caso del burro bomba explotado en San Andrés de Cuerquia (Antioquia) en el mes de agosto de 2012 o el que explotó el 12 de marzo de 1996 en el municipio de Chalán, Sucre, que dejó 11 policías muertos, la escuela, el colegio, la alcaldía y una vivienda destruidos, además de la muerte del animal. 

Vacas, caballos y diferentes individuos de la fauna silvestre han sido víctimas de las minas quiebra-patas, ellos totalmente inocentes, son el principal indicador de que una zona está minada. Los perros han sido entrenados para buscar minas y para reconocer al enemigo, ellos mueren en combate al lado de las tropas, o a causa de las enfermedades tropicales típicas de nuestros bosques. Las comunidades desplazadas también han tenido que abandonar a sus animales domésticos a causa del terror y el afán de salvar sus vidas y ni qué decir de los animales que han sido utilizados como “mulas” por el narcotráfico, en especial perros.

La fauna silvestre queda inmersa en medio de los bombardeos y las balas, también es utilizada para ser traficada. Sus hábitats se ven afectados gravemente por el uso de mercurio por la minería ilegal. Antioquia, por ejemplo, es uno de los departamentos más impactados por este flagelo y esto significa la pérdida de biodiversidad, de lugares antes seguros para beber agua y la muerte de la vida acuática. También ha sido nuestro departamento uno de los más deforestados en los últimos años, parte por el conflicto, parte por malas políticas de protección ambiental y a causa de esto, muchos animales se han quedado sin hogar.

En los últimos meses, hemos visto casos aberrantes en contra de los animales: osos andinos muertos y hasta descuartizados para enviar notas amenazantes en contra de funcionarios públicos cuya misión es proteger nuestros recursos naturales, los cuales han sido diezmados por la ganadería.

Perros como Tysson, en Envigado golpeados brutalmente hasta morir por causa de la intolerancia de sus vecinos, la indolencia gubernamental con los animales, como es el caso de la orden de desalojo en contra del Refugio Canino Los Ángeles en Caldas. Casos como el caballo cogido por un toro durante las corralejas en Zaragoza, que no generan más que impotencia y vergüenza de las terribles tradiciones culturales que nos representan. Hoy, ya, justo ahora, cientos de animales viven condenados en jaulas para ser observados por los curiosos, son los monos, las aves, los reptiles del zoológico Santafé, además de ellos, millones de animales son explotados  para el consumo y beneficio humano, sin tener en cuenta siquiera su bienestar y sus intereses.

Por ellos y por los toros que anualmente mueren en la ciudad con el beneplácito de San Vicente Fundación, hoy los animalistas nos reunimos con la firme convicción de que los seres sintientes que comparten este territorio, merecen una vida digna y tranquila, y que la tan anhelada paz en nuestro país la construimos diariamente desde las más profundas bases, desde el reconocimiento y el respeto del otro sin distinción de especie.

Hoy además de la paz tan anhelada para Colombia, pedimos una paz incluyente, ustedes animales no humanos, no están en el olvido, por cada uno de los individuos de otras especies que por nuestra causa son martirizados, nosotros aquí presentes marcharemos y gritaremos.

¡Somos la voz de los que no tienen voz!

Organizaciones presentes:

AnimaNaturalis Internacional, La Revolución de la Cuchara, Manejo Humanitario de Fauna Callejera, Fundación ORCA, Donatón Animal, Hogar de Alicia y Canelot Reino.

Acerca de Paulina Pulgarín Serna

Paulina Pulgarín Serna
Activista de AnimaNaturalis Internacional, editora de contenidos para Colombia desde 2005. Ingeniera. Ambiental.

Deja un comentario