Ciencia ciudadana al servicio de la biodiversidad urbana

En Medellín también se puede aplicar la ciencia ciudadana, con la unión de vecinos amantes de la naturaleza y los animales que puedan generar hábitats biodiversos en la ciudad.

Ciencia-ciudadana_opinión_El_Palpitar
Foto: Anima Naturalis.

Durante la semana pasada Medellín pudo disfrutar nuevamente del Festival de las Aves, una iniciativa con la que se busca promover el conocimiento y apropiación sobre la diversidad de aves que habitan el territorio antioqueño.

Para esta ocasión tan especial, los organizadores trajeron una serie de charlas muy interesantes, experiencias de ciencia ciudadana que buscan proteger la biodiversidad y por qué no, generarla. En este sentido, los participantes pudieron escuchar al señor Juan Caicedo de la Asociación Bogotana de Ornitología, con una intervención que tituló “Ecología urbana”, en la cual compartió la experiencia de unión de los vecinos del Parque El Virrey de Bogotá, quienes con iniciativa propia decidieron conocer la riqueza natural de su barrio, mejorarla y además conseguir ayudas académicas, gubernamentales y no gubernamentales para mejorar la biodiversidad del entorno en el que residen.

Según contó Juan, buscaron la funcionalidad de las plantas, con el apoyo de un club de jardinería se generaron jardines diversos para atraer polinizadores y así generar una cadena trófica adecuada de manera que se puedan adaptar aves y otros animales a estos pequeños hábitats urbanos.

Hicieron un inventario de aves, insectos, mamíferos y visitantes de flor, también de las aves migratorias que visitan el lugar en busca de néctar y encontraron en sus estudios que el 50% de la fauna de la zona de estudio se alimentan de las diferentes variedades de flores presentes. Incluso, hicieron un listado de animales que creen que vivían allí pero que ya no están (con la ayuda de los vecinos más antiguos del barrio).

Esta documentación e identificación la hicieron con parámetros cuya prioridad fue el bienestar animal, con cámara en mano hicieron gran parte del trabajo, emulando metodologías norte americanas en las que se intenta preservar especialmente los especímenes teniendo en cuenta la poca abundancia de estos; también, los estudiantes de biología voluntarios utilizaron el método de atrapar, identificar o describir, y soltar.

Juan Caicedo llamó la atención sobre el manejo integrado de plagas que no ha sido tenido en cuenta por los entes gubernamentales encargados, pues los químicos utilizados son nocivos para todos los polinizadores; además indicó que se han conformado a lo largo del tiempo una gran cantidad de jardines estériles para la diversidad, bonitos para la vista pero nada funcionales.

Esta experiencia ciudadana fue recopilada en el libro Naturaleza Urbana del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt, en el cual se pueden encontrar otros detalles importantes.

En Medellín hace falta mayor promoción de la ciencia ciudadana,  a través de las mesas ambientales y diferentes grupos de interés que se organicen para conocer y mejorar los recursos naturales de su barrio, podría resurgir la ciudad de la eterna primavera, que cada vez se ve más apagada, caliente y gris.

Acerca de Paulina Pulgarín Serna

Paulina Pulgarín Serna
Activista de AnimaNaturalis Internacional, editora de contenidos para Colombia desde 2005. Ingeniera. Ambiental.

Deja un comentario