Anorí vive una situación contraria a la de Ituango por zonas para guerrilleros

En la zona de preagrupamiento hay 153 guerrilleros en total: 45 mujeres y 108 hombres, todos pertenecientes al frente 36 de las Farc.

Foto: Cortesía
Foto: ARCHIVO.

El Punto transitorio de Normalización La Plancha y el Punto de preagrupamiento La Vianca, en el municipio de Anorí, fueron los segundos destinos de la comisión verificadora del actual estado de los guerrilleros en esta población.

Caso contrario al encontrado en el municipio de Ituango, en Anori avanzan satisfactoriamente las obras de adecuación de la zona de concentración de los guerrilleros desmovilizados, como las explanaciones, asfalto, agua potable, instalaciones eléctricas, tanques de agua y pozos sépticos.

Por otra parte, en La Vianca se reunieron los representantes de la Gobernación de Antioquia con la dirección del Frente 36 de las FARC, encabezado por el comandante Anderson Figueroa Ocarranza, en el que se vislumbraron algunos temas por mejorar.

“El grupo está orgulloso de tener una gran capacidad de trabajo en equipo y resaltan que les une la cultura agraria, por lo cual tienen la expectativa de quedarse en la zona, una vez ingresen a la vida civil, desarrollando actividades agrícolas. Expresan su deseo de tener casa propia en el municipio y, ojalá, conformar un barrio”, señaló la comisión mediante un informe detallado.

Sin embargo, entre los guerrilleros hay preocupaciones porque los actores armados de la región puedan ocupar los territorios dejados por las Farc, como es el caso del Eln, organización que ha tenido presencia histórica en este territorio.

Asimismo, presentan un déficit en educación, más del 80% de guerrilleros no cuentan con cédula y se quejan por el estado de los alimentos que envía el Gobierno Nacional.

De esta manera, los guerrilleros preagrupados en Anorí viven una situación contraria a los de Ituango, en donde se han presentado deserciones y los avances en las obras han sido mínimas.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario