Víctimas del conflicto podrán emplearse en la construcción de vías en el Bajo Cauca

Todas las vías que abren la oportunidad de empleo hacen parte del programa Autopistas de la Prosperidad.

Caucasia
En Caucasia inició la jornada. Foto: ARCHIVO.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, abrió una convocatoria de empleo para que personas que hagan parte del programa puedan aspirar a trabajar en la construcción de las vías de cuarta generación en varios municipios del Bajo Cauca antioqueño.

José Fernando Gutiérrez, líder de Población Vulnerable del SENA, entidad que adelantará la inscripción, explicó “como parte del proyecto de vías de Cuarta Generación, los consorcios tienen un compromiso social que implica que en los municipios por donde van a pasar las carreteras deben contratar un porcentaje de la población vulnerable para la construcción de las obras civiles”.

El funcionario agregó que serán “los consorcios quienes harán todo el proceso de selección”, en tanto que el Sena lo único que hará es brindarle a las firmas contratistas la lista de personas que hacen parte del programa.

Las jornadas para que las víctimas puedan inscribirse se llevarán a cabo hasta el próximo viernes 28 de agosto en los municipios de Caucasia, El Bagre y Zaragoza, y podrán registrarse personas de estos tres municipios, al igual que las que residen en las localidades de Tarazá, Cáceres y Nechí.

Las fechas y horarios exactos para la inscripción son los siguientes: en Caucasia, el 25 de agosto, en la entrada de la Alcaldía Municipal; en El Bagre, en el parque principal los días 26 y 27 del mes en curso; en Zaragoza, el 28 y el 29 también en el parque principal. El horario, para todas las jornadas, será de ocho de la mañana a cinco de la tarde.

URV_Bajo_Cauca
Foto: CORTESÍA.

 

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario