Óscar Cañamá, el joven de 17 años que viajó 24 horas para conocer al Papa

Óscar Cañamá vino a Medellín con la esperanza de un milagro, tiene una petición importante para Dios, por medio del papa Francisco.

Óscar Cañamá y sus familiares. Foto: EL PALPITAR.

Estaba cayendo la noche de viernes en Medellín y sí, la temperatura era fría, por debajo de los 18°, pero había algo que hacía sentir un ambiente cálido… Era el calor humano de quienes en sus corazones aguardaban la ilusión de un encuentro de fe con el sucesor de Pedro. Entre ellos, se destacaba el brillo especial de la sonrisa de Óscar Cañamá.

Nos acercamos a preguntarle algo puntual, pero él nos dio pie de comenzar una agradable conversación y conocer un poco de la historia detrás de su sonrisa. Llegó de Ecuador en compañía de sus familiares y tenía una ilusión especial en la misa del Papa Francisco este sábado en Medellín, un milagro.

“Fue un poco agotador el viaje, pero es con el ánimo de ver al papa Francisco más de cerca, con todo el amor que lleva a la iglesia católica. Fueron más de 24 horas de viaje hasta acá por vía terrestre”, dijo Óscar Cañamá.

Este joven tiene 17 años y viajó desde Ecuador porque sabía que la celebración de la eucaristía sería “un momento único”, además sentía “una esperanza y la necesidad de un milagro que fortalezca estos corazones en cuanto a la fe”, dijo.

Cañamá ya había visto de lejos a Francisco en la visita que el Santo Padre hizo en su país, exactamente en Quito, donde él estuvo para verlo en el Papamóvil, pero por la distancia prefirió observar las pantallas. En realidad, él insiste en ese milagro que le motivó el viaje a Medellín.

“Un milagro, porque mi abuelita está enferma y quiero pedirle que se recupere. El milagro es para mi abuela que todavía está joven pero la está pasando un poco mal”, expresó el ecuatoriano, quien a su vez mencionó que su familiar tiene una enfermedad que no le permite ponerse de pie y su sueño es verla caminar.

En ese momento comprendimos que se trata de un joven sensible y que seguramente Dios le escuchará sus plegarias, a través del sucesor de Pedro.

Como esta, miles de historias en el encuentro religioso. Cada persona que asistió a la misa tenía sus motivos particulares, pero lo que sí había en común era esa esperanza y fe que hacían de la noche a la intemperie, un momento cálido.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario