Seguridad y medio ambiente, algunas prioridades de Girardota

El principal logro de la actual administración en sus 100 primeros días, ha sido mantener a Girardota libre de homicidios durante 60 días no consecutivos.

Girardota_Parque
Girardota, fundado en 1620,  se caracteriza  por ser  tradicional y muy católico. Foto: EL PALPITAR / Dúber Cano.

Cuando llegó a la Alcaldía de Girardota el 1 de enero de este año, Vladimir Jaramillo tenía en mente ejecutar varias obras importantes de infraestructura, así como destinar un alto porcentaje del presupuesto público a inversión social; pero, desde su primer día de mandato, tuvo que enfrentar una realidad que le exigiría modificar sus propuestas sobre la marcha.

En estos 100 días de gobierno, “nos encontramos muchos retos. El primero, una deuda que supera los 18 mil millones de pesos, y un déficit fiscal que oscila en 1.500 millones. Ese panorama financiero es complicado para cualquier alcaldía de un municipio de tercera categoría como Girardota, porque limita la movilidad del mandatario en sus primeros meses de gobierno”, manifestó Jaramillo.

Por ende, algunas iniciativas tuvieron que dejarse temporalmente de lado. “Hemos tenido que ‘apretarnos el cinturón’ y ser austeros en el gasto público. Sacrifiqué obras de infraestructura, así como la entrega de mercados y un programa que favorece a los estudiantes rurales con bicicleta. Tocó posponer proyectos prioritarios por otros más inmediatos”, dijo el Alcalde.

Sin muchos recursos, pero con seguridad

Alcalde_Girardota1
Vladimir Jaramillo fue electo como mandatario girardotano con 9.900 votos. Foto: EL PALPITAR.

A pesar de la deuda municipal, Jaramillo fue consciente desde el primer día que debía priorizar recursos para la seguridad de Girardota. El muncipio “está afectado por el microtráfico y por las bandas criminales. El año 2015 lo terminamos con una masacre: asesinaron tres menores de edad en una placa deportiva recién inaugurada, por lo que este año asumimos la responsabilidad de trabajar con las autoridades”, precisó Jaramillo.

Al tanto de esa necesidad, el Municipio emprendió acciones conjuntas con la Policía y el Tránsito en contra de los grupos delincuenciales que operan en la zona como la banda ‘Pachelly’ y otros clanes criminales menores del norte del Valle de Aburrá.

“En la entrada de Girardota y la vía a Barbosa, las autoridades están haciendo operativos permanentemente, en los que se han identificado personas con antecedentes y motos hurtadas. Eso va desistimulando la delincuencia; que el criminal sepa que la autoridad lo va a detener”, señaló el mandatario.

Asimismo, Jaramillo realizó varios consejos de seguridad con organismos de inteligencia, el Ejército Nacional y el CTI, los cuales se concentraron en la desarticulación de organizaciones ilegales que se sostienen por medio del expendio de alucinógenos y la extorsión, otra de las problemáticas del municipio.

Esta labor interinstitucional, junto con el continuo monitoreo del casco urbano a través de 115 cámaras de seguridad y el toque de queda para menores de edad, ha facilitado varias capturas y que Girardota, hasta el pasado miércoles 6 de abril, llevara 60 días no continuos sin homicidios.

Tal mejoría la ha notado la misma ciudadanía, cuya percepción de seguridad va en aumento. Wílmar Rincón, que vive hace 27 años en el municipio, expresó que “en estos primeros 100 días las cosas van bien”, pues “se ven más policías en los cuadrantes y barrios, y la gente está más tranquila”. Aunque advirtió que todavía se expenden drogas en lugares públicos y visibles, afirmó que “la Policía ya lo está controlando, hay que darles tiempo”.

Movilidad y medio ambiente: dos materias pendientes

“Me pareció positivo el Día sin carro y sin moto, porque acá hay mucha contaminación, y eso ayuda a disminuirla. Además, inauguraron el puente nuevo y ha facilitado el transporte. Los cambios no son muchos porque es corto el tiempo, pero poco a poco va a mejorar todo”, mencionó Ángela Rojas, habitante del municipio, mientras transcurría la primera jornada sin vehículos de Girardota durante el pasado 6 de abril.

El Día sin carro, junto con la medida de ‘pico y placa’, se implementó como respuesta a la crisis ambiental del Valle de Aburrá, de la cual Girardota no ha sido ajeno. “Tenemos graves problemas de contaminación. El fenómeno atmosférico de toda el área metropolitana nos ha afectado, por lo que hemos tenido que tomar medidas duras para mitigar ese impacto”, dijo Jaramillo.

Por tal motivo, el primer miércoles de cada mes se seguirá realizando la jornada en tanto mejora la calidad del aire en el municipio. Para enfrentar la problemática, también se espera “crear el Concejo Municipal Ambiental”, el cual asesorará al administrativo para tomar decisiones en pro del cuidado del medio ambiente.

Mauricio García, joven habitante del municipio, asegura que los cambios no van a ser muchos, “pues Girardota es un lugar muy tradicional“. Sin embargo, Vladimir Jaramillo desea romper ese paradigma. Superar el déficit fiscal del municipio, fortalecer la institucionalidad policial en la localidad e incentivar el cuidado del medio ambiente, serán algunas de las tareas para demostrar que, sin perder sus costumbres, Girardota puede convertirse en municipio referente del Valle de Aburrá.

 

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario