Expresidente Uribe le respondió a “Timochenko” sobre posibilidad de hablar de paz

“La paz no está en discusión, están en discusión su eficacia, su sostenibilidad y el riesgo para nuestra democracia”: Álvaro Uribe.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El expresidente, Álvaro Uribe, se pronunció este lunes en relación el mensaje enviado por el máximo líder de las Farc, Timoleón Jiménez, quien a través de un mensaje titulado “doctor Uribe, conversemos”, invita al hoy senador a hablar sobre el proceso de paz.

Sin embargo, la respuesta del exmandatario fue enfática en resaltar aquellos puntos que desde el Centro Democrático, movimiento político que lidera, consideran inconclusos, incompletos o inapropiados para Colombia.

“Haber adelantado el diálogo sin cese de actividades crimínales, verificable a través de la concentración supervisada, ha contribuido al aumento de la criminalidad y a la desconfianza en el proceso, ya que, sin esa concentración, se negó a la ciudadanía el derecho de inferir que Farc, con buena fe en la paz, era ajena a cualquier delito cometido. La exigencia seguramente habría demorado la iniciación del diálogo, pero este habría generado más credibilidad”, afirma Uribe Vélez.

En el mensaje enviado este sábado por el líder de las Farc, éste ratifica el compromiso que los diferentes actores de la sociedad han mostrado con los diálogos que se realizan en La Habana, ratificando lo que para ellos ha sido un acuerdo bien encaminado.

“Ha sido un tiempo largo dedicado a la reflexión, a la revisión de conductas, a la aproximación de temas, al estudio, al conocimiento de verdades, al intercambio con las víctimas. Hemos examinado temas de gran interés con prestantes personalidades nacionales y extranjeras, políticos, filósofos, hombres de Estado, jerarcas de la Iglesia Católica y de otras confesiones, juristas, funcionarios de la Corte Penal Internacional, científicos y excombatientes rebeldes de todos los continentes”, destaca Jiménez.

Más allá de ello, para Uribe el acuerdo se ha desarrollado en medio de evidentes ligerezas, lo que ha generado vacíos y vicios de fondo en lo que se ha acordado.

“Desde la aproximación del Derecho Internacional, son evidentes los riesgos de inestabilidad del acuerdo, no porque los guerrilleros de base no vayan a la cárcel, lo cual se acepta, pero si por falta de una reclusión carcelaria a los cabecillas, así sea relativamente corta. Se tipificaría la falta de castigo adecuado, sin que ese requisito lo pueda suplir la restricción de movilidad y de residencia, temas en los cuales la Farc ha contradicho al Gobierno, y presentan una ambigüedad generadora de dificultades posteriores”, recalca el expresidente antioqueño.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

A su vez, Timoleón Jiménez remarcó que el acuerdo se basa en dejar de lado algunos odios recalcitrantes, que no debe polarizar y que as posturas radicales sólo han buscado una verdad absoluta que, en este caso, no la tienen ninguna de las partes.

“(…) con odios no se llega a ninguna parte. Tenemos muy claro que la pasión y la polarización son malas consejeras, que nadie es dueño de la verdad absoluta, que la paz es una construcción colectiva. Todos los hombres y mujeres de Colombia debemos aportar a su concreción. La paz no solo debe ser mirada desde la propia experiencia, también es necesario proyectarla con vista a las futuras generaciones, al país mejor del mañana”, insiste el jefe de las Farc en su mensaje al expresidente Uribe.

Para Uribe, a su vez, sigue siendo preocupante la situación de las víctimas en este proceso de paz, en el que insiste son ellos, los afectados por el conflicto, quienes estarán más a la deriva.

“No es cierto que se proteja a las víctimas. El Gobierno ha permitido que Farc no aporte un peso para repararlas. Además, la impunidad total niega la reparación superior que es el derecho a la no repetición de la violencia”.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Ante ello, Uribe reclama la necesidad de que los líderes guerrilleros deben responder con penas privativas por sus delitos, por sus muertos y por los diferentes afectados por su accionar.

“Invocar el derecho restaurativo en favor de las víctimas para justificar la falta de cárcel a los responsables de atrocidades es injusto y peligroso: sin castigo carcelario, punitivo, se impide la disuasión del criminal que es objetivo del derecho restaurativo”.

“Timochenko”, combatiente de decenas de años, no le costó recordarle a Uribe cómo fueron las confrontaciones durante sus ocho años de Gobierno. Jiménez, piensa que fue un tiempo en el que se pudo lograr la paz.

“Los ocho años de su gobierno, doctor Uribe Vélez, hubieran podido ser de paz, pero se fueron en la más intensa confrontación de la historia nacional. Cuánta muerte, desolación y miserias ocurrieron por cuenta de ella. No debe olvidarse que pese a eso no se nos pudo vencer. Y si no se nos derrotó en la guerra que enlutó a Colombia, emerge entonces la opción de la paz, que no es otra cosa que la derrota de la injusticia, la desigualdad y la violencia política”, afirma el guerrillero.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Uribe, quien se ha mostrado férreo ante el acuerdo de Justicia, no perdió la oportunidad para recordarle a las Farc y al Gobierno, que para él “nuestras Fuerzas Armadas de la Democracia han sido igualadas con el terrorismo. El acuerdo de justicia pone de igual a igual a los comandantes institucionales con los cabecillas de Farc, cuando la misión de los primeros es la protección de la ley y del ciudadano, y la de Farc es el delito, así lo encubran con la pretensión del derecho a la rebelión”, dice.

Por ahora, la distancia conceptual sobre el Acuerdo de Paz parece ser lo único que une a Uribe y a “Timochenko”. Con diferencias al parecer insubsanables, el país seguirá a la espera de una respuesta concreta que permita ver a los instigadores más grandes de Colombia sentados con el opositor más grande de los diálogos, hablando de paz.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario