Vallas presidenciales de Timochenko: ¿montaje, campaña desleal o realidad?

Las vallas arrojan mensajes como: “¿Quieres ver a Timochenko presidente? Vota Sí en el plebiscito”.

Timochenko_Presidencia1
Valla en Santa Marta. Foto: CORTESÍA.

Escozor entre una parte de la opinión pública nacional causaron una serie de fotografías tomadas en Antioquia y la Costa Atlántica en las que supuestamente se promueve una campaña presidencial a favor del líder de las Farc, alias “Timochenko” a través de vallas de carácter público.

Según el oficialismo, las vallas hacen parte de una campaña de difamación contra los acuerdos de paz por parte del uribismo, principal opositor al proceso de paz entre Farc y Gobierno.

Martín Santos, hijo del Presidente, indicó en redes sociales que dichas vallas fueron instaladas como parte de una “guerra sucia” en contra de la paz, y que sus autores serían del Centro Democrático, único ente político opositor al proceso.

En el caso de una valla ubicada en el departamento de Antioquia, se pudo constatar fácilmente que era parte de un montaje, pero varios medios de comunicación confirmaron que una similar en Santa Marta sí es real, pese a que se desconocen los autores de la misma, que fue ubicada en el sector de El Rodadero, el más concurrido de la capital de Magdalena.

Por su parte, el uribismo indicó que dichas vallas confirman el futuro que le espera a Colombia en caso de votar por el Sí en el plebiscito del próximo 2 de octubre, a saber, uno parecido al de Venezuela.

Cabe recordar que aún faltan dos años para las próximas elecciones presidenciales en Colombia, y que por obvias razones no han comenzado las campañas electorales de forma regular, por lo que este tipo de acciones, en caso de ser ciertas, serían ilegales e inconstitucionales.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario