La imaginación y la creatividad, un juego de niños que nos define como adultos

Los profesionales recomiendan que hay que dejar que el niño adopte su postura cuando construya un castillo con sus amigos y familiares, que el mismo solucione problemáticas cotidianas, darle valor, entre otras.

Dibujo_niño_El_Palpitar
Sara Cardona realizó este dibujo para su mamá , plasmó sus colores favoritos y todo su amor. Foto: Sara Cardona.

Todos somos seres humanos creativos e imaginativos innatos, es más, somos potencialmente capaces de desarrollar aptitudes creativas e imaginativas casi desde que nacemos hasta el momento en que dejamos de existir, por tanto estos procesos no son solo inherentes a la edad infantil, aunque en esta etapa de la vida es en la que mayor importancia e influencia tiene sobre nuestro desarrollo en la personalidad.

Susana Rodas Carvajal, psicóloga del Centro de Diagnóstico y Derivación Infantil del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar-Icbf, indicó que “según estudios, en las primeras etapas, lo que podríamos denominar como primera infancia, es cuando se adquiere la mayor cantidad de aprendizajes o se establecen cierto tipo de conexiones que sirven de patrón para comportarse frente a ciertas situaciones, para empezar a estructurar esa personalidad en particular, hay algo que se llama “plasticidad cerebral” que tiene que ver con que en el cerebro”.

En cuanto a la plasticidad cerebral, esta profesional explicó que entre las neuronas se crean ciertas conexiones, “de acuerdo al aprendizaje o mediante alguna conducta se van estructurando ciertas vías y así es como se va aprendiendo, estas a su vez son susceptibles de verse modificadas”. Es decir,  que el niño las puede modificar mediante nuevos aprendizajes, “en los niños esta toda la posibilidad, ellos están abiertos a todos los aprendizajes”, resaltó Susana.

Papel de la imaginación

La imaginación es el gran tesoro escondido en la caja de pandora de los niños, de allí emergen piratas, monstruos, dinosaurios que hablan, súper héroes y súper poderes, princesas encerradas en torres, hadas, magos malvados, ponnys, amigos imaginarios, paisajes irreales, magia, colores, juegos y dulces. Por medio de todos estos elementos, en conjunto con sus emociones, el niño se expresa a si mismo, en un mundo paralelo porque es su mundo “él es quien quiere ser y es así como quiere que lo vean”.

Con respecto a este tema, Susana Rodas destaca que “en el niño está planteada la vida como un sueño y se viven procesos de identificación con figuras particulares, por ejemplo un futbolista, un piloto o un astronauta, que tienen un gran peso en el imaginario del niño, digamos que cuando crecemos ese panorama se amplia y uno no ve las cosas desde ese ideal, y las ve más aterrizadas, esto hace parte del proceso personal”.

La creatividad es el proceso de crear soluciones alternas a problemas, y cuando hablamos de los niños es la facilidad de producir respuestas novedosas a las situaciones, es allí donde se desarrolla la capacidad de generar ideas propias, puntos de vistas, opiniones y actitudes que marcaran el comportamiento del menor en su crecimiento, la creatividad no solo obedece a jugar sino, que es un experimento de aprender a vivir jugando.

El trabajo de los adultos en cuanto a potencializar el desarrollo de los menores, mediante la imaginación y la creatividad no consiste solamente en llevarlos al colegio ni darle crayolas, plástilina y unos cuantos pinceles para que jueguen, hay que empezar por entender que las reglas en el descubrimiento de sus capacidades las pones ellos, la libre expresión es fundamental, hay que dejar que explore su relación con el juguete nuevo, que se equivoque cuando traces las líneas fuera del papel.

También destacan los profesionales que hay que dejar que el niño adopte su postura cuando construya un castillo con sus amigos y familiares, que el mismo solucione problemáticas cotidianas, darle el valor y la autoestima de confiar en si mismo y precisamente, esa solución es la muestra más literal de lo que es la creatividad.

Acerca de Catalina Florez López

Deja un comentario