La sequía y la ola de calor en el país podrían ocasionar desabastecimiento de agua, según Defensoría

La entidad advirtió que el desabastecimiento hídrico podría poner en riesgo la salud de niños y población vulnerable.

Foto: Archivo
La Guajira, Cundinamarca, Tolima y Huila, los departamentos más afectados. Foto: ARCHIVO.

Ante la ola de calor que padece el territorio nacional y el bajo nivel de las aguas en algunos de los afluentes más importantes del país, el defensor, Jorge Armando Otálora, advirtió que se deben tomar medidas efectivas para que se garantice el derecho humano al acceso del vital líquido.

La Defensoría ha venido haciendo un seguimiento al progresivo deterioro en las cuencas hidrográficas; la desecación de ciénagas, pantanos y humedales; las malas prácticas en explotación de recursos naturales; la ampliación de la frontera agrícola; las altas tasas de deforestación y el incremento en el número de incendios forestales, según un comunicado de la entidad.

Dado que ya son más de tres mil 700 incendios en el plano nacional, de acuerdo con cifras del Ministerio de Ambiente, la Defensoría hizo un llamado a fin de “adoptar mecanismos en los municipios que han sido catalogados con calificación alta en el índice de vulnerabilidad al desabastecimiento hídrico por el Estudio Nacional del Agua -ENA-“.

Los municipios más afectados serían Chiquinquirá y Maicao, en Boyacá y La Guajira, respectivamente. Por su parte, el municipio antioqueño de El Santuario y los vallecaucanos Buga, Palmira, Yumbo y Cali, también estarían en riesgo “alto” según el Estudio.

Además, tras la información que suministró el ENA 2010, 152 municipios de los 312 que presentan riesgo de desabastecimiento ya conocían la posibilidad de no tener agua disponible, lo que indica que no se tomaron medidas oportunas con el fin de solucionar la problemática.

Asimismo, la Defensoría hizo un llamado a la ciudadanía en general con el propósito de mitigar el daño que pudiese causar una factible sequía total. Igualmente, solicitó a las autoridades ambientales que evalúen la posibilidad de limitar los caudales útiles disponibles y restringir el consumo temporalmente, en caso de producirse escasez crítica del vital líquido.

Precisamente, Jorge Montoya, experto en Medio Ambiente y Cambio Climático, y profesor del Tecnológico de Antioquia, explicó que “las altas temperaturas registrada en la red fluvial de Colombia que componen los ríos Magdalena, Cauca y Patía, las cuales superaron en algunos casos los 42 grados, pudieran traer consigo un desabastecimiento”.

Adicionalmente, advirtió que las altas temperaturas y el bajo régimen de lluvias seguirán probablemente hasta el primer trimestre del 2016, “por lo que es necesario que tomemos conciencia que, si bien el agua es un recurso recuperable, también se puede acabar“.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario