La integración del transporte público del Valle del Aburrá ya es una realidad

Desde ya se ven los nuevos vehículos en algunas zonas de la ciudad y sus municipios aledaños y se estima que para el 31 de diciembre del año en curso el 15% del sistema esté en funcionamiento.

tpm_area_metropolitana2
Foto: CORTESÍA.

Ya es una realidad, las rutas de buses urbanos integradas al Metro de Medellín están empezando su transformación y adherencia al Sistema Público de la ciudad, una estrategia que integra las flotas de buses por cuencas y que busca dar mayor orden y beneficios a los usuarios.

Las novedades del sistema, entre otras cosas, cuentan con la creación de carriles exclusivos para los buses, adaptación de todos los vehículos para que los usuarios paguen con la Tarjeta Cívica y agremiación de todas las empresas de las zonas en una por cuenca.

¿Cómo van organizadas las rutas?

tpm_area_metropolitana1
Foto: CORTESÍA.

Por el momento algunas empresas iniciaron con el cambio gradual de vehículos, ahora es normal ver en algunos barrios de la ciudad unas busetas nuevas con el logotipo del TPM cubriendo las rutas que habitualmente estaban bajo otras cooperativas de transporte.

Es sencillo, las flotas se identificarán por colores de acuerdo a la zona a la que correspondan así:

Gris: Zonas norte y centro oriental para las comunas Popular, Santa Cruz, Manrique, Aranjuez, Villa Hermosa, Buenos Aires. Las empresas afiliadas son Cootracovi, Flota Nueva Villa, Flota la V, Flota la Milagrosa, Coopcerquin, Copatra, Cootranscataluña, Transconor, Combuses, Transportes Aranjuez Santa Cruz, Autocol, Transconor, Cooptransnor, Expreso Campo Valdes, Coopetransa, Cootranscol, Cootransmon, Cootransmallat, Cootranspinal, Copatra, Trasancoop, Cootransi, Cootransvi, Copatra.

Azul aguamarina: Zona centro occidental para las comunas Laureles-Estadio, La América y San Javier. Las empresas afiliadas son Coonatra, Conducciones América, Tax Maya, Metrosan, Autobuses Poblado Laureles.

Rojo: Zona noroccidental comprendiendo las comunas Castilla, Doce de Octubre y Robledo. Las empresas agremiadas en una sola fueron Rápido San Cristóbal, Conducciones América, Cootransblan, Palenque Robledal, Transportes Medellín, Transportes Castilla y Conaltracoop.

Naranja: Zona suroriental para la comuna Poblado; las empresas afiliadas aún están por definirse.

Azul: Zona suroccidental correspondiente a la comuna Guayabal y con empresas pendientes en el proceso de aprobación.

Verde Oliva: Zona sur y centro-occidental para la comuna Belén. Las empresas a afiliarse están en el proceso de aprobación por parte de las autoridades competentes.

Amarillo: Para las rutas circulares en el Área Metropolitana y de las cuáles se agremiaron las empresas Santra, Coonatra, Cootrabel, Sotrames, Conducciones América, Translamaya, Autobuses Poblado Laureles, Coometropol, Coinvetrans, Combuses, Invetrans.

Verde oscuro: Para las empresas integradas al sistema Metro independiente de las rutas.

Lo que trae el TPM

“En el acuerdo hubo exigencias mínimas como organizarse en una sola empresa y empezar a hacer una racionalización de vehículos con la cual no circularán carros con modelo inferior al año 2008, para lo cual las empresas tendrán hasta cinco años para hacer el cambio de flotas”, indicó el director del Área Metropolitana, Hernán Darío Elejalde.

De acuerdo con los informes preliminares entregados por las autoridades competentes, habrá tres tipos de buses que se espera sea los que integren el transporte público en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá: Microbusetas y busetas con capacidad superior a los 19 pasajeros, buses de 40 pasajeros y buses padrones de 80 pasajeros.

Además, las implicaciones medioambientales serán fundamentales en esta acción que, según contó Elejalde, implemenatrá el uso de los vehículos movidos a gas en ciertas zonas de la ciudad, aparte de reducir el número de vehículos que entran al centro de Medellín.

“Los buses tendrán tecnología para que no paren en cualquier sitio de la ciudad, no podrán abandonar la ruta ni tener exceso de pasajeros porque la tecnología avisará cuando abandonen ruta o excedan velocidad. Esto posibilitará tener menores tiempo en sus recorridos, igualmente el ciudadano podrá pagar su pasaje con la tarjeta cívica”, explicó Ómar Hoyos, secretario de Movilidad de Medellín.

Si bien aún la medida no ha entrado en rigor, se prevé que los pasajeros solo puedan ingresar al sistema con el uso de la Tarjeta Cívica, por lo que las autoridades trabajan de la mano con el Metro de Medellín para adecuar más puntos de recarga en los barrios y zonas por donde pasarán las rutas.

“Los cambios siempre generan un choque con las personas, pero hay que empezar a ver cómo funciona la cosa. Lo único que me preocupa es que el Metro siga colapsando con más usuarios y que nos aumenten las tarifas por ser carros más nuevos y que a veces no pueden entrar a los sitios donde los otros sí llegaban”, expresó Victoria Monsalve, habitante del barrio Manrique y usuaria habitual del transporte público de la ciudad.

Con respecto a esas inquietudes, Ómar Hoyos Aclaró que las tarifas se mantendrán con el aumento normal que se hace cada año y que además se adecuarán sitios para paradas específicas de los vehículos sin que eso implique trayectos muy largos en los que no haya puntos de recogida de pasajeros.

Entretanto, se espera que para el 31 de diciembre del año que finaliza, se haya implementado un 15% de la flota que va a empezar a circular en el área metropolitana y para la cuál desde las administraciones se dispuso una inversión de 70 mil millones de pesos, además del dinero del que dispondrán las empresas.

 

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario