James se alzó a Colombia al hombro

La Tricolor lidera el Grupo A de la Copa América Centenario.

Edwir Cardona siempre aparece con destellos de su gran juego para darle la mano a Colombia. Foto: CORTESÍA
Edwin Cardona siempre aparece con destellos de su gran juego para darle la mano a Colombia. Foto: CORTESÍA

¿James estaba lesionado? James lo que tiene es corazón. Así, con la duda y la respuesta con ejemplos en la cancha, el joven volante “10” de la Selección Colombia se alzó el equipo al hombro ante Paraguay. No importó su golpe ante EEUU, James estaba en su noche copera y lo quería demostrar, con o sin lesión, porque como él mismo dice: “yo acá juego hasta cojo”.

Colombia fue superior a Paraguay y 30 minutos brillantes le bastaron para hacerse con la victoria. Carlos Bacca, de cabeza tras el cobro de un tiro de esquina; y James Rodríguez, luego de una pelota doblemente disputada primero por Bacca y luego por Cardona, le dieron los tres puntos al equipo Tricolor que lo encumbraron en lo más alto del Grupo A.

“Estamos felices por lo que hicimos, fue un muy buen partido. Lo del hombro no importa, yo acá juego hasta cojo. Estoy muy contento”, destacó el, por ahora, volante del Real Madrid.

Colombia comenzó el juego con vértigo. Uno a uno de los integrantes de la Tricolor salió al campo con hambre de victoria, con ganas de comerse la cancha. Salieron a dejarlo todo. Desde Ospina hasta Bacca se notaba que la consigna era los tres puntos y durante 30 minutos de vértigo y esplendor, la Selección demostró todas sus armas para alzarse con la victoria.

Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez

“Hicimos un gran primer tiempo y en el segundo luchamos contra un Paraguay que se creció y nos incomodó. Queríamos hacer un gol y no es fácil con jugadores que tienen es ambición. Debemos tratar de encontrar ese equilibrio”, destacó de su lado el técnico José Pékerman.

Sobre lo de Pékerman, es verdad que el equipo en la segunda parte perdió equilibrio, perdió orden y perdió ideas, precisamente, porque él mismo cometió errores en los cambios y no supo modificar a tiempo la necesidad de refrescar el equipo por el cansancio de Edwin Cardona y el mal segundo tiempo de Juan Guillermo Cuadrado, lo que propició que los paraguayos crecieran en su juego.

“Necesitábamos un jugador que pudiera acompañar a Torres, esa fue la idea de Celis. Lo de Marlos, lo teníamos pensado en el desgaste de Cuadrado y lo entramos para poder explotar sus capacidades, lo de Zapata fue accidental porque se dobló un poco el tobillo”, agregó Pékerman.

Uno por uno los jugadores de Colombia

David Ospina: seguro, firme, siempre dando garantías. Las atajadas de David pasaron de ser unas simples situaciones de juego a reales salvadas. Ante Paraguay tuvo al menos tres intervenciones en las que evitó goles paraguayos.

Santiago Arias: aplicado en la marca, no tuvo mucha salida, pero no fue exigido por ese costado mientras que Cuadrado estuvo 100% metido en el partido.

Cristian Zapata: sólido y fuerte en la marca. En un par de momentos quiso salir jugando con la pelota e invitó a sus compañeros a darle juego. Es muy sólido, pero le siguen ganando en el juego aéreo.

Jeison Murillo: es quizá el más discreto en la defensa. A veces cierra tarde, en el juego aéreo le cuesta llegar y con su nivel demuestra porqué el titular era Óscar Murillo.

Farid Díaz: jugó su gran partido con Colombia desde que ha sido convocado. En la primera parte salió de manera constante y se supo asociar con Edwin Cardona quien se la entregaba para que inquietara con centros al área. Su juego bajó un poco cuando James Rodríguez se acomodó en su banda y este poco o nada le entregó el balón.

james_gol_Copa_paraguay

Daniel Torres: es el equilibrio callado de Colombia. No se ve mucho, pero siempre está. Recupera y entrega, es preciso y le da un aire diferente al medio campo.

Sebastián Pérez: es otro que no se ve mucho cuando está, pero su trabajo es fundamental para el equilibrio en el medio y tener siempre un primer pase limpio. Su salida fue un error, cuando dejó de estar Colombia se desordenó y faltó su capacidad para el comienzo de juego.

Juan Guillermo Cuadrado: bien cuando el equipo estaba bien y regular cuando el equipo entró en sombras. Sigue con el error de mantener mucho el balón, aunque a veces lo suple con una gambeta que genera oportunidades. Ayer, por momentos, frenó al equipo por su falta de pericia para encarar.

Edwin Cardona: presente, firme, claro, muy crack siempre que aparece. En el segundo tiempo se quedó sin aire y debió ser sustituido. Tuvo algunos remates para sorprender, pero siempre fue bien aislado por los paraguayos cuando intentó jugar en el medio.

James Rodríguez: fue la gran figura. Su actitud y entrega se valoran. Queda la duda sobre su lesión, sobre la gravedad y quedó en el ambiente que fue un plan de despiste. Sea cual fuere su razón, el “10” hizo las cosas muy bien. Para su pendiente, ser más asociativo con los jugadores por las bandas, especialmente con Farid Díaz.

Carlos Bacca: inteligente, movedizo, ágil. Bacca no se para en al área a esperar el balón, él se mueve, busca, rompe, intenta. Tuvo varias jugadas que las salvó con coraje, por fuerza, por corazón. El gol lo llenará de confianza para lo que viene en la Copa.

Los ingreso de Celis, Marlos Moreno y Yerry Mina, modificaron en muy poco el funcionamiento del equipo. Por el lado de Celis, su ingreso era oportuno, sin embargo la salida de Pérez no era lo adecuado, por lo tanto, debió sustituir más bien al cansado Cardona. A su vez, Marlos y Yerry poco entraron en el juego, pues alcanzaron a estar en cancha sólo tres minutos.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario