Terremoto en Oriente Medio deja al menos 330 muertos y cuatro mil heridos

El terremoto ocurrió en la frontera entre Irán, Irak y Turquía.

Foto: Cortesía.

Por lo menos 330 personas muertas y cuatro mil más heridas deja un terremoto de 7,3 en la escala de Richter, que se registró en Medio Oriente, en la frontera entre los países de Turquía, Irán e Irak.

De acuerdo con las informaciones de habitantes de la zona y autoridades de Policía, la mayor cantidad de víctimas mortales a causa del sismo se registran en Sarpul Zahab y en la provincia occidental de Kermanshah.

En ambas localidades, hay fallas con la electricidad y decenas de edificios se encuentran con errores estructurales, en tanto que los organismos de socorro trabajan sin descanso con el objetivo de rescatar a las personas que todavía se hallan bajo los escombros.

Y es que el sismo, uno de los de mayor intensidad de todo el año, ha ocasionado varias réplicas en Irán e Irak, en tanto que las autoridades turcas han confirmado que en toda su jurisdicción no se dieron daños de consideración o víctimas.

Cabe precisar que el epicentro del movimiento telúrico fue la provincia iraquí de Suleimaniya, a unos 25 kilómetros de la ciudad de Halabja.

Según la información suministrada por los oficiales de las autoridades locales, se han utilizado perros rastreadores con el objetivo de encontrar sobrevivientes, ya que se sabe que hay zonas en la República Islámica de Irán donde hay familias enteras bajo los escombros, como varios conjuntos de viviendas de protección social en la región de Sarpul  Zahab.

Se espera que, debido a la densidad poblacional de las regiones afectadas, la cifra pudiera ascender en las próximas horas. Cabe recordar que el último terremoto de gran magnitud ocurrido en Irán fue el pasado mes de diciembre de 2003, cuando por lo menos 31 mil personas fallecieron.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario