Carolina, la niña que se convirtió en mujer en medio del maltrato

Desde los 13 años quedó embarazada de un hombre mayor de edad y en ese momento Carolina empezó a vivir la transición de niña a mujer, pero sometida a una vida de maltrato.

“Era el de 30 de diciembre de 2014. Ese día me levanté a lavar a mano y él se paró de la cama muy agresivo porque consumía perico, me empezó a golpear sin razón, decía que yo era una perezosa y cochina…”. A ese punto de la conversación, *Carolina no pudo contener más sus lágrimas, el nudo en la garganta le entrecortaba la voz y sólo unos sorbos de agua después retomó la valentía para seguir narrando su testimonio.

Carolina, como la vamos a llamar en este artículo, buscó a El Palpitar para contar su historia y la forma en la que ha sido revictimizada una y otra vez. El sujeto en cuestión es Jhoan Gómez, un hombre de aproximadamente 24 años, de Manrique y de quien esta mujer se enamoró cuando era muy niña, lo que la llevó a enfrentarse con una vida de maltrato, secuestro e incluso “violación”…

“Ese día me hinchó el ojo, me tiró el triciclo de la niña, el del traído de nuestra hija, y lo dañó todo, con un arnés me pegó en la mano”, prosiguió esta mujer que hoy tiene 18 años y que el 10 de enero de 2015 tomó la determinación de dejar una vida de maltrato de lado…

La de Carolina es la realidad de muchas mujeres. En su historia, a los tres meses de embarazo fue golpeada hasta casi perder su bebé. En esos días, a pesar de ser una menor de edad, no podía estudiar, no podía ver a su familia, no podía salir de su “hogar”.

Todo empezó mal…

El inicio de esta relación no fue el mejor, desde un principio Carolina sabía qué tipo de persona era Jhoan Gómez… Un hombre que en ese entonces tenía 19 años y la dejó embarazada a los 13. Eso en Colombia es delito, según el artículo 208 de la ley 599 del 2000 es “violación” y puede ser penalizado con prisión de 12 a 20 años.

“El legislador, de acuerdo con la Jurisprudencia de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, ha establecido esta edad porque presume que el menor de 14 años no tiene la capacidad y madurez psicológica para consentir una relación coital”, reza la ley.

Eso lo tenía claro un tío de Carolina, quien denunció el hecho ante la Fiscalía, pero se le fue la vida, porque ya falleció, esperando justicia en un caso que aún no tiene una decisión final y que en este momento está en el Tribunal Superior de Medellín.

Producto de esa relación, que en teoría para la ley es “violación”, pero que en realidad fue con consentimiento de Carolina, tuvieron una hija que los llevó a dar el siguiente paso: Vivir en un unión marital libre.

“Cuando nació la niña, mi otra hija estaba viviendo en Segovia y vino a Medellín para conocer la bebé, pero no nos dejaron entrar a esa casa. A ella la vi ese día súper mal, se asomó por la ventana, me la mostró ahí y nadie sabe lo que yo sentí ese día”, contó la mamá de Carolina, una mujer fuerte que luchó hasta separarla de ese hombre.

Y es que el drama no lo vivió sólo Caroliana, su mamá ha sido una de las que más ha sufrido las secuelas de la violencia de este hombre…

“Un día se me metió a la casa. Me dejó ensangrentado el apartamento. Yo tomé las fotos, la ropa de ella tirada en el suelo, el palo del recogedor se lo quebró encima y se llevó a la bebé, entonces Carolina se fue detrás de él por la niña. Esa misma noche fui y puse el denuncio porque ingresó a mi hogar, pero no por agresión porque debía hacerlo ella misma y no se atrevía por miedo, la mantenía amedrentada con que iba a matar toda la familia”, contó la señora.

¿Revictimizada?  

Cuando Carolina tomó la determinación de escaparse del lugar en donde no le permitían salir, su familia la animó a imponer las denuncias por maltrato intrafamiliar. De hecho, en ese entonces “quedó evidencia en Medicina Legal de los golpes porque tenía el brazo fracturado”, contó la víctima.

¿Qué ha pasado con los procesos? “¡Nada!”, así contestaron ambas ante el interrogante que se hacen y les han hecho durante años. Ni por abuso, ni por maltrato han logrado una sanción para Jhoan Gómez… Sólo una orden de restricción que él ha burlado reiteradamente.

De hecho, con indignación, impotencia y el enojo de una madre a la que le duele su hija, la mamá de Carolina nos reveló que dialogó con la secretaria del fiscal que lleva el caso por abuso sobre la entrevista que tenía programada en El Palpitar y la respuesta que obtuvo fue burlesca: “¿Para qué se van a poner a dar lora?”.

Y mientras Carolina y su mamá “dan lora” buscando justicia y un mejor futuro, el sujeto ha seguido maltratándola y acosándola, pues crea falsos perfiles de redes sociales desde donde le manda fotos obscenas de sus partes íntimas, la amenaza para que retomen la relación sentimental e incluso se atrevió a revelar fotos íntimas de ella en internet, exponiéndola desnuda.

“Él me escribe desde perfiles falsos, dice que me ama, que vuelva con él. Algunas veces me amenaza y me dice que me va a quitar la niña. De hecho hace poquito casi me la roba, se metió por el parqueadero de la parte de atrás y mi papá lo alcanzó a ver, sino se la llevaba”, contó Carolina.

Incluso, su propia hija también es víctima, pues cuenta Carolina que siendo sólo una bebé “le pagaba mucho”; un día aventó una piedra a la ventana donde se encontraba la niña y de no ser porque estaba en la cuna con velo, el hecho pudo haber pasado a mayores. “Ella lo ve y se asusta mucho, dice que su papá la va a matar”, son las tristes palabras de esta joven mamá.

Autoridades rechazan el maltrato a la mujer

En 2017, en Antioquia se han presentado más de 150 casos de feminicidio, de hecho los más recientes se presentaron en Andes, Betulia, Amagá y Medellín en los últimos días de diciembre, lo que evidencia un aumento referente a 2016.

Y en ese sentido, la secretaria de las Mujeres de Antioquia, Luz Imelda Ochoa, hizo un llamado a la ciudadanía y a las Autoridades “para que denuncien y actúen según sus facultades, inmediatamente se tenga conocimiento de un hecho de violencia contra la mujer. También solicitamos a los operadores de justicia que cumplan con sus funciones y brinden a las mujeres víctimas una atención integral, eficiente y de calidad, evitando ante todo la revictimización”.

En el caso particular de Medellín, la Personería reveló que en 2017 se recibieron por lo menos 4.700 denuncias de mujeres por maltrato intrafamiliar, además de evidenciar que los casos de feminicidios se han duplicado con referencia a 2016.

“Yo invito a las mujeres a que denuncien, estos casos de muchas mujeres que han terminado asesinadas por sus parejas es porque ya habían experimentado violencia por parte de esa persona y por miedo no se atrevieron a denunciar, eso no lo podemos permitir (…) Tiene que ser muy cobarde una persona que le pegue a una mujer”, expresó el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, rechazando los hechos que se han venido presentando.

La “calidad” de vida después de…

A pesar de la valentía que tienen las mujeres al denunciar los maltratos, muchos de esos casos no progresan en los juzgados y ellas deben salir a la calle a seguir haciendo su vida pese a amenazas y acoso.

Carolina, por sus parte, logró encontrar una nueva pareja que la apoya, pero quien también ha sido amenazado de muerte por este sujeto, incluso con arma de fuego. A la calle no se atreve a salir sola, siente temor por su vida y a pesar de su lucha por superar lo vivido, día a día dice que recuerda todo por lo que tuvo que pasar.

Aún más doloroso y desgastante se hace ir a citaciones en las que Carolina cuenta en repetidas ocasiones la historia, sin que esto suponga un avance en años de proceso legal. La bebé, producto de esta “tormentosa” relación, según su abuela debe ser tratada por profesionales porque su comportamiento no es igual al de los otros niños.

“Carolina siempre tiene que salir con alguien, le da mucho temor estar sola en la calle y eso es muy triste, uno no poder tener una libertad. Y con la niña pasa igual, uno a toda hora tiene que estar a cuatro ojos con ella”, esbozó la mamá y abuela.

Para finalizar, Carolina siente orgullo en contar su historia para que otras mujeres que estén pasando por una situación similar se animen a dejar los temores a un lado. “Estoy terminando 10 y 11 porque cuando estuve con él no me dejaba estudiar y mi sueño es salir adelante. En enero empiezo mis técnicas en primeros auxilios”.

La historia de Carolina, que es una mujer joven pero de mirada triste, no termina por ahora. Pero si de algo está convencida es que el principal paso fue salir de la “vida de maltrato” a la que estaba sometida, desperdiciando años valiosos de juventud…

*Carolina es un nombre ficticio para proteger la identidad de la víctima.

Acerca de Redacción ElPalpitar.com

Redacción ElPalpitar.com
Somos un medio de comunicación digital. Le apostamos a estar más cerca de la comunidad e informar oportunamente los principales hechos de Medellín, Antioquia y Colombia. Comparte con nosotros esa información de interés para investigar a profundidad.

Deja un comentario