En Antioquia, embarazo adolescente disminuyó en el último cuatrienio

Según Profamilia, el 66 por ciento de los embarazos no son deseados.

Adolescente_Embarazada
Foto: ARCHIVO.

Entre 2012 y 2015, la tasa de embarazos en mujeres entre los 15 y 19 años disminuyó en 5,5 puntos, al pasar de 69,6 a 64,1, evitando así cerca de mil 884 embarazos durante dicho período, según estimaciones de la Secretaría Seccional de Salud de Antioquia.

El embarazo adolescente es uno de los principales motores de inequidad, ya que impide en la mayoría de los casos que la joven gestante pueda continuar con sus estudios o profesionalizarse, por lo que la Gobernación de Antioquia diseñó el Plan Departamental de Prevención del Embarazo en Adolescentes para mermar las tasas en el departamento.

El resultado fue satisfactorio. El Ministerio de Salud, precisamente, reconoció a Antioquia como la zona con mayor reducción del embarazo adolescente en toda Colombia.

Asimismo, en Medellín, a través de las secretarías de las Mujeres y la Juventud, se promovió y ejecutó una Política Pública cuyo principal fin era mitigar los efectos negativos del embarazo adolescente y, claro está, prevenirlo a toda costa.

No obstante, en la capital antioqueña hubo un incremento en las tasas de fecundidad en 2015 con relación al año inmediatamente anterior, especialmente en edades infantiles.

Por ejemplo, mientras en 2014 la tasa de chicas embarazadas entre 10 y 14 años fue de 3,0 (por cada mil nacidos vivos), en 2015 se experimentó un crecimiento de 0,2 puntos. Lo mismo sucedió en jóvenes entre 15 y 19 años, donde la tasa de embarazos en 2015 fue de 66,3, frente al guarismo registrado en 2014 equivalente a 65,3.

Por tal motivo, junto con Profamilia y los despachos municipales encargados, se estará promoviendo la campaña “Yo cuido mi futuro”, orientada a los municipios con las tasas de embarazo adolescente más elevadas.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario