Aumenta la alerta en Antioquia por casos de Zika

Se han registrado 200 sospechas del virus en Antioquia y 75 casos confirmados.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

El secretario Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia, Héctor Jaime Garro, declaró la Alerta Verde Hospitalaria en Antioquia, luego de que el Ministerio de Salud y Protección Social recomendara esta precaución en la Circular 06 de 2016, por el creciente número de casos de Zika que atentan en especial contra la vida de las madres gestantes y los niños sin nacer en el territorio nacional.

En esta circular, se recomienda a los alcaldes de municipios ubicados entre los 0 y los dos mil 200 metros sobre el nivel del mar, declarar la alerta verde en la red de hospitales públicos y privados por los casos presentados, para que además activen diferentes planes para prevenir y tratar este virus.

La ciudad de Medellín invierte más de dos mil millones de pesos al año en recurso humano y técnico para la intervención de estas alergias. El equipo de trabajo lo conforman diferentes profesionales y técnicos entre los que se encuentran tomólogos, médicos, biólogos, fumigadores, enfermeros, entre otros.

En cuanto a esto, la líder de epidemiología de la Secretaría de Salud de Medellín, Rita Almanza Payares, afirmó: “tenemos instaladas 250 trampas en la ciudad para identificar la presencia del zika, de esta manera sabemos qué zonas de la ciudad están teniendo más riesgo. Todas las zonas presentan riesgos excepto Santa Elena y Palmitas”.

Desde octubre del 2015 se está en alerta epidemiológica, por esto se han venido implementando diferentes medidas en el ambiente y otras en los hospitales. Este virus se puede transmitir a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti, que es el mismo del dengue; también de la madre al feto, por transmisión sanguínea; y en algunos casos presentados en el mundo, por transmisión sexual.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

En la ciudad de Medellín específicamente se ha realizado un trabajo de tomología en terreno que consiste en que un equipo profesional de técnicos y biólogos, quienes identifican y eliminan zonas de criaderos, luego de que identifican los criaderos en su puesto de trabajo, en las escuelas y en las comunidades en general.

Rita Almanza Payares, además, agregó que: “en las escuelas trabajamos con los estudiantes y los profesores para que tengan información sobre la enfermedad y sobre sus medidas de prevención, para que los niños crezcan con una cultura del cuidado de ellos mismos, pero también de su familia y de su comunidad”.

Las medidas que se han tomado en los hospitales por este virus, consisten en realizar también una búsqueda de criaderos en los edificios de los hospitales pues asegura la líder de epidemiología que “ellos no están exentos de tener criaderos, pues también recogen agua y la almacenan”.

Por otro lado, en otro paso de este proceso preventivo, primero se evalúan en los centros de salud que estén adheridos a las guías de atención del Ministerio de Salud, se hace un entrenamiento en el manejo de los casos, por esto asegura Rita Almanza Payares que “hay capacidad instalada y los medios tecnológicos suficiente para tratar los casos de zika como se debe”.

embarazo

Para que la gente identifique el virus, los médicos recomiendan saber que los síntomas pueden prevenirse y manejarse, por lo que la señora Almanza asegura que “no existe ningún tratamiento para zika, tratamiento específico o vacunas. Esta es una enfermedad benigna que en la mayoría de los casos se maneja de forma ambulatoria, las personas no se deben hospitalizar porque no es necesario”.

Con las embarazadas que presenten sospecha de este virus, lo que se está realizando es que que al entrar por urgencia son inmediatamente atendidas como una prioridad, y se clasifica ese embarazo con un alto riesgo obstétrico. Esto lo maneja un médico especialista que en este caso es un ginecólogo y se le garantiza a partir de esto el diagnostico, la toma de muestras y todo el seguimiento ecográfico que necesite o que el especialista disponga para su manejo.

Además de esto, la líder de epidemiología, Rita Almanza Payares, aconsejó que la fumigación no evita el crecimiento de las larvas que son el problema real de este virus. “Cuando nosotros matamos un zancudo volando hay entre 40 y 50 larvas reproduciéndose en un solo sitio de cría”.

Acerca de Johana Betancur Zapata

Johana Betancur Zapata
Comunicadora social y periodista de la Fundación Universitaria Luis Amigó. Dios, mi familia y mi carrera profesional son lo más importante en mi vida. Cinéfila, melómana, con excelente retentiva, soñadora y muy risueña.

Deja un comentario