En Dabeiba, las autoridades incautaron 2,1 toneladas de marihuana pertenecientes al “Clan Úsuga”

Según datos de la Defensoría del Pueblo, el Clan Úsuga es, con dos mil 650 miembros, la banda criminal más peligrosa de Colombia.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Las autoridades colombianas incautaron 2,1 toneladas de marihuana y destruyeron un laboratorio para el procesamiento de esta droga en una zona rural del municipio de Dabeiba, en el Occidente de Antioquia, pertenecientes a la banda criminal “Clan Úsuga”.

La incautación se realizó bajo el marco de la “Operación Agamenón”, puesta en marcha por las autoridades con el objetivo de debilitar la infraestructura criminal de esta banda de origen paramilitar y capturar a su cabecilla, Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”.

“El desarrollo del operativo que dio como resultado la incautación de la sustancia vegetal estupefaciente se realizó mediante labores de inteligencia por parte de integrantes de la Policía Antinarcóticos”, informó la Policía colombiana en un comunicado.

Según las autoridades, parte del estupefaciente se encontraba almacenado en bolsas de fibra blanca y otra cantidad se encontraba en proceso de secado. De igual forma, los uniformados destruyeron el laboratorio, que era utilizado para el procesamiento y distribución de drogas en el país.

“Con la incautación del alcaloide y la destrucción del centro de acopio, se afecta directamente las finanzas de la organización criminal narcotraficante Clán Úsuga, que opera en esta zona del país”, añadió la comunicación.

Desde febrero pasado, cuando comenzó la “Operación Agamenón”, han sido capturadas 339 personas, incautadas trece toneladas de cocaína, destruidos 53 laboratorios de drogas y erradicado 162 hectáreas de coca.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario