Un funcionario de Espacio Público fue agredido con un machete durante un operativo

Las autoridades confirmaron que iniciarán las investigaciones administrativas requeridas para tal caso.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Un funcionario de la Subsecretaría de Espacio Público perdió dos dedos, luego de ser agredido por un vendedor cuando se realizaba un operativo, este sábado once de julio.

Los hechos se presentaron durante un operativo que se efectuaba en Bolívar, sector del barrio Prado Centro, a las 8 de la mañana. Durante el operativo de control rutinarios, un vendedor de buñuelos atacó con un machete a los gestores y terminó agrediendo a uno, amputándole dos dedos de la mano derecha.

Jaime Alberto Carrión Suárez, subsecretario de Derechos Humanos de Medellín, afirmó que “al vendedor no se le había maltratado de ninguna manera, el procedimiento se realizó de acuerdo con lo que la norma exige”. Comentó el funcionario, además, que el vendedor ya había pasado por tres fases de requerimiento de permisos, y siempre desacataba la orden y regresaba al lugar de trabajo sin el permiso respectivo. 

“Es una flagrante agresión que va contra los derechos de nuestros gestores y de los derechos humanos. Nosotros procuraremos porque se realicen las investigaciones administrativas a que haya lugar por estos hechos, y a que dado el caso se instauren las denuncias por lesiones personales que se le han causado a nuestro gestor”, agregó Carrión Suárez.

Luego de la agresión, las personas se sumaron al ataque y se conjugó así una agresión colectiva. Las autoridades hicieron un llamado por el respeto hacia los funcionario de Espacio Público y a entender que su labor está apegada a las normas establecidas que todos debemos respetar.

agresión Espacio Público 1
Foto: Cortesía

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario