En Medellín avanzan las estrategias para luchar contra el feminicidio

Según información de las autoridades, en lo que va de este año los casos de posibles feminicidios en la capital antioqueña han disminuido en un 37%.

violencia_genero
Foto: CORTESÍA.

Una tragedia de proporciones inimaginables fue el detonante para que en Colombia se judicializara el asesinato de una mujer por su condición de género. El 24 de mayo de 2012 Rosa Elvira Cely fue brutalmente violada en el Parque Nacional de Bogotá, tras varios días de agonía finalmente murió.

Medellín es una ciudad que avanza en políticas públicas de protección a la mujer, no en vano se adelantan en su territorio Consejos de Seguridad en torno a las problemáticas que afectan a las femeninas de la capital antioqueña.

Reducción de los posibles casos

La muerte violenta de una mujer no necesariamente es un feminicidio, sin embargo existen ciertas características y circunstancias que ayudan a las autoridades establecer que, en efecto, se trató de una agresión por su condición de género.

En el año 2014 fallecieron 49 mujeres por causas violentas, de esos casos 24 fueron catalogados por las autoridades como posibles casos de feminicidio y avanzan los procesos en contra de los implicados.

Hasta el mes de junio de 2015, las muertes violentas de mujeres en la ciudad habían sido 19, siete casos se clasificaron como posibles feminicidios.

Y si bien siguen alarmando los atropellos que terminan con la vida de una mujer, la reducción de 2015 con respecto a las cifras de 2014 fue de un 37%.

Las estrategias de la administración local

Medellín es líder en el país en la implementación de planes que apoyen la labor de la mujer, salvaguarden sus derechos y las protejan de los flagelos a los que se exponen en la sociedad.

Según Patricia Uribe Neira, secretaria de las Mujeres de Medellín, lo más importante es visibilizar las problemáticas para que las mujeres se concienticen y además conozcan del apoyo que pueden recibir por parte de las autoridades.

En ese sentido, se habilitó en la ciudad la línea de emergencias 123 mujer, a través de la cual es posible comunicarse en caso de ser víctima de algún tipo de violencia que ponga en peligro su integridad. Las personas que atienden la línea están capacitadas no solo para darle solución al inconveniente del momento, sino para identificar si es necesario que el caso tenga un seguimiento.

Sumado a esto, existen 15 albergues para mujeres que fueron víctimas de violencia basada en género. Desde su entrada en funcionamiento en noviembre de 2013, han estado allí 282 mujeres, en 2015 han sido 91, algunas de ellas acompañadas de sus hijos.

Cuando un homicidio se convierte en un feminicidio

El 6 julio del año en curso, el presidente de Colombia aprobó la Ley 1761 que habla del feminicidio como un delito autónomo y que se efectúa por causas de género y discriminación contra la mujer.

En ese sentido, el homicidio de una mujer será considerado como un feminicidio cuando se tuvo una relación familiar, íntima, de convivencia, de amistad o compañerismo con la víctima y antes del crimen hubo un ciclo de violencia en su contra.

Asimismo cuando la mujer ha sido objeto de instrumentalización de género sexual o abuso y cuando el victimario se aprovecha de relaciones de poder jerárquico sobre la mujer en circunstancias personales, económicas, sexuales, militares, políticas y socioculturales.

Además, cuando el delito se comete para generar temor o humillación y se priva de la libertad de locomoción de a víctima, también se considera un feminicidio.

“Denunciar previene, en el proceso que estamos adelantando con la compañía de una sicóloga y una abogada, hacemos atención en la emergencia y seguimos en el proceso con la mujer para mirar que no le vuelva a pasar”, señaló la secretaria de las Mujeres de Medellín con respecto a la prevención de estos crímenes.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario