Una mujer fue acosada en plena vía pública del barrio La Floresta, en Medellín

La denuncia se pone en manifiesto como forma de alerta para las mujeres quienes transitan el sector.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Una mujer de 33 años denunció a El Palpitar que este jueves, en horas de la mañana, fue víctima de acoso sexual por parte de un sujeto quien se moviliza en una moto, cerca a la sede del ITM en el barrio La Floresta, antigua sede de la Escuela Popular de Arte – EPA-.

“Él anda en una moto tipo scooter blanca y te pregunta la dirección de algo raro, de un momento a otro manda la mano allá abajo”, relató Catalina* a este diario.

Este sector, muy residencial, es concurrido por estudiantes del ITM, quienes desde tempranas horas de la mañana y hasta entrada la noche, asisten a sus clases, pues allí funciona la sede de Artes de esta institución universitaria.

Catalina*, además, le contó a El Palpitar que “la cuestión más grave es que esa misma persona ya me había visto a una cuadra de mi casa, es decir, me siguió. Yo me devolví a ver si lo veía de nuevo para cogerle la placa, pero nada”, acotó.

La víctima, afirmó que el sujeto en ningún momento se quitó el casco por lo que fue difícil hacer algún juicio sobre la composición de su rostro, aunque destacó que tenía cabello negro, era de piel muy blanca y se percibía como alguien joven de unos 26 años.

Este hecho se presenta como otro indicativo ante los preocupantes datos sobre abuso sexual que se revelan en Colombia, además de los datos alarmantes en relación con los homicidios de mujeres en el país, entre enero y octubre de 2015, en los que Antioquia ocupa un deshonroso tercer puesto, sólo superado por Cauca y Bogotá.

*Nombre ficticio utilizado para preservar la identidad de la víctima.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario