Alias Cachama aceptó que dio la orden para asesinar a alias “Gordo Arepas”

Alias Cachama fue enviado junto a uno de sus subordinados a la cárcel de Cómbita, Boyacá, mientras que dos patrulleros de la Policía también fueron cobijados con medida de aseguramiento.

alias_cachama
Alias Cachama emergió con la disputa de El Diablo y el Gordo Arepas. Foto: CORTESÍA.

Alejandro Álvarez Arroyave, alias Cachama, cabecilla de la banda “Córdoba” y quien asesinó a alias “Gordo Arepas”, aceptó los cargos impuestos por la Fiscalía y fue enviado a la cárcel de Cómbita, en Boyacá.

Dos homicidios, concierto para delinquir agravado, dos delitos de cohecho, tres portes ilegales de arma de fuego y un delito de tráfico de estupefacientes, son los delito que aceptó este cabecilla, quien emergió como líder tras la guerra que enfrentó a alias El Diablo y Gordo Arepas, a mediados de 2016.

Lea Cayó asesino de ‘Gordo Arepas’, otro temible cabecilla criminal de Medellín

Según la FIscalía, “alias Cachama ordenó el homicidio Jhonatan Stuart Buritica Gil, alias Gordo Arepas, ocurrido el 20 de septiembre de 2016, en el corregimiento San Cristóbal de la capital antioqueña”, reseñó el órgano judicial.

Además del extinto cabecilla, también es señalado de la muerte violenta de Fernando Gallón Montoya,  baleado el 4 de febrero de este año en el occidente de Medellín, cuando paseaba su mascota.

Lea también Alias El Diablo tiene a los habitantes del barrio Córdoba en medio de una “guerra de poderes”

Asimismo, en el homicidio del hombre fue vinculado el taxista Edwin León Alzate Marín, alias Amarelo, quien fue enviado en compañía de alias Cachama a la Cárcel de Máxima Seguridad de Cómbita (Boyacá).

En las mismas investigaciones también cayeron los  patrulleros de la Policía Nacional David de Jesús Hernández Erazo y Jesús Arnulfo Charry, quienes son señalados de dejar en libertad un miembro de la banda Córdoba, a quien también le devolvieron su arma de fuego a cambio de 5 millones de pesos.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario