Colombia presenta irregularidades en protección a la prensa, denunció ONG

De acuerdo con la organización, los trabajadores de prensa en Colombia no tienen garantías para sentirse protegidos por las autoridades.

Libertad-de-prensa1
Colombia es, junto con México, el país más peligroso para ejercer el periodismo en la región. Foto: ARCHIVO.

Reporteros Sin Fronteras -RSF- denunció hoy que se han registrado anomalías en la Unidad Nacional de Protección -UNP-, el organismo colombiano encargado de proteger a los periodistas y que ofrece su apoyo en concreto a Javier Osuna, quien desde hace años padece escuchas telefónicas e “incesantes” actos de intimidación.

En los últimos cinco meses, según la ONG, ese periodista independiente ha sido víctima de robo de información y de irrupción en su oficina, así como de amenazas proferidas por hombres que circulaban en motocicleta cuando él se desplazaba en coche.

Todo ello, lamenta RSF, a pesar de que desde agosto de 2014 cuenta con un dispositivo de protección de la UNP, que fue reforzado a principios de 2015, el cual no ha detenido o frenado los flagelos en contra de su persona. 

“Ante estos hechos, surgen dudas respecto a la eficacia y, sobre todo, la integridad de este mecanismo nacional de protección”, indicó el organismo en su comunicado, en el que tachó de “muy preocupantes” las irregularidades constatadas, entre otras, en la designación del personal a su servicio.

Para RSF, el caso de Osuna “ilustra las enormes dificultades de los periodistas colombianos para investigar temas delicados y el grado de corrupción que padece el país”. (Lea también: Agresiones a periodistas siguen en aumento en Colombia).

La ONG recordó que Colombia ocupa el puesto 134 de 180 de su última clasificación mundial de la libertad de prensa, y subrayó que las autoridades colombianas tienen la responsabilidad de proteger a Osuna y deben, “con urgencia, reformar los mecanismos de la UNP y reforzar su transparencia”.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario