El Gobierno busca facilitar la importación de partes y piezas para la Industria Automotriz

La medida no aplica exención de IVA y su cobertura incluye 538 subpartidas beneficiarias.
Foto: Cortesía
Foto: Cortesía
Las empresas fabricantes de autopartes o vehículos que requieran partes y piezas que no se produzcan en el país, lo podrán hacer mediante la figura de la importación con franquicia arancelaria según lo establece el Decreto 1567 que expidió el Gobierno y que corresponde al Programa de Fomento para la Industria Automotriz (PROFIA), lanzado en 2013.

De acuerdo con la ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa, “el propósito del programa PROFIA consiste en promover el  desarrollo de la cadena automotriz a través de la producción de autopartes en el país”.

Agregó la Ministra, además, que “la propia razón de la actividad de ensamble de vehículos radica en la incorporación de partes y piezas de origen nacional, por lo que este mecanismo debe contribuir a la competitividad y la inversión para la fabricación de nuevas autopartes y automotores en Colombia”.

Según la funcionaria, el sector automotriz solicitó a la Cartera a su cargo, establecer un sistema de control que garantice la exención para aquellos bienes sin producción nacional dentro de una misma subpartida arancelaria.

“Con esta medida, seguimos impulsando nuestra política industrial moderna, apoyando a los empresarios locales para que se atrevan a competir y logren crecer cada vez más”, subrayó la Ministra.

Así, la nueva normatividad instaurada por el Gobierno Nacional, busca establecer los controles efectivos para que se garantice que sólo resulten beneficiados aquellos bienes que no cuentan con producción nacional mediante el establecimiento de un sistema de codificación numérico.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario