La firma alemana, Merz, espera cerrar el 2015 en Colombia con 2,5 millones de dólares en ganancias

En Latinoamérica, la empresa busca expandir su mercado a países como Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú y Venezuela.

Foto: CORTESÍA
Foto: CORTESÍA

Merz, la empresa alemana dedicada a la producción de farmacéuticos estéticos, confirmó desde el Congreso Mundial de Medicina Estética y Antienvejecimiento, que buscarán facturar 2,5 millones de dólares en su primer año de operaciones en Colombia.

“La cifra que esperamos facturar durante este año se espera ascienda a los 2,5 millones de dólares a través de todas las operaciones que tenemos en el país”, manifestó Ricardo Castiblanco, gerente de la firma en Colombia

Merz fue fundada en Fráncfort en 1908, se especializa en productos para uso terapéutico, estético, dermatológico y para el sistema nervioso central, con los que llegó a Bogotá el pasado mes de junio.

“Colombia es unos de los países de mayor crecimiento en mercado de estética y neurotoxinas, se hicieron estudios y la compañía decidió apostar a este país a donde Argentina, Brasil, Chile y México reportan sus actividades”, detalló Castiblanco.

Según Castiblanco, la compañía ha invertido en el país dos millones de dólares con lo que busca “dar a conocer los productos” en el área terapéutica para neurotoxinas utilizadas por médicos neurólogos, fisiatras y neuropediatras.

Durante los próximos años, Merz pretende seguir expandiendo su presencia en el mercado latinoamericano con la apertura de sedes en Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú y Venezuela.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario