Educación y emprendimiento, las llaves del desarrollo económico de Medellín

Microempresas de Colombia recibió un importante reconocimiento que certifica sus esfuerzos en promover la educación para la creación de empresas sostenibles.

Educación_Emprendimiento_Finanzas
Una idea sin capacitación ni acompañamiento educativo es solo eso: una idea. Foto: CORTESÍA.

Educar para emprender. Más aún, para hacerlo bien. Ese es un factor clave para el desarrollo económico tanto de Colombia como de Medellín, ciudad con un ambiente que estimula la creación de nuevas ideas de negocio y empresas.

Para cumplir con esos objetivos, la Administración Municipal ha dispuesto de esfuerzos tanto económicos como educativos que animan a jóvenes y adultos a desarrollar sus ideas empresariales y materializarlas.

No obstante, el sector privado de la ciudad ha jugado un papel igual de importante a la hora de adecuar el terreno del emprendimiento. Sectores como el de hoteles y restaurantes, tecnologías, textiles y servicios se han visto fortalecidos por la creación de nuevas empresas, que con ideas frescas e innovadoras han generado miles de empleos y han incentivado la sana competencia, lo que aumenta la calidad de los productos y la reducción de los precios para el consumidor.

Para que esas empresas que otrora fueron ideas de negocio se hicieran realidad, se requirió, en la mayoría de los casos, del apoyo de un tercero que confiara en la iniciativa y estuviese dispuesto a apoyar económicamente y con capacitación al emprendedor.

Microempresas de Colombia, justamente, es una cooperativa que ha buscado propiciar oportunidades de superación personal y económica a las personas que allí acuden, no solo para recibir ayuda y fortalecer sus ideas de negocio, sino también para quienes desean capacitarse para emplearse.

Formación integral. En eso se podría resumir la labor de la cooperativa según su directora ejecutiva, María Teresa Gómez, quien en diálogo con este medio explicó la importancia de que cualquier idea sea aterrizada por medio de capacitación oportuna.

Emprendimiento sostenible

Adiós a la concepción de que cualquier idealista es un emprendedor. Puede serlo, sí. Pero emprender va mucho más allá de tener buenas ideas, pues se requiere que el creador de dichas ideas posea competencias y habilidades que le permitan desempeñarse en el contexto socioeconómico de una forma solvente. (Lea más: Panorama empresarial de Medellín: crecen las empresas, pero falta educación).

Así lo explicó María Teresa Gómez, quien indicó que Microempresas de Colombia es consciente de tal hecho, por lo que ha fortalecido el área desde la cual brinda capacitación a sus usuarios. Desde hace unos diez años, la cooperativa ha venido ofertando técnicas laborales de 1.200 horas de duración “en aras de garantizar la sostenibilidad de las unidades productivas” de sus clientes.

“Es necesario educar desde la temprana edad del ser hacia el hacer: trabajar en las personas su proyecto de vida. Nos hemos empeñado en trabajar los valores de las personas para que las personas sepan lo que en realidad quieren ser laboralmente”, dijo Gómez, quien precisó que no cualquiera es apto o desea realmente emprender un negocio por sí mismo, por lo cual es necesario fomentar la educación para aquellos que en vez de ser empleadores, prefieren ser empleados.

Claro está, el enfoque de Microempresas ha estado direccionado con especial importancia a los potenciales nuevos empresarios, quienes precisan capacitación y acompañamiento con el fin de que sus planes no se queden en el mundo platónico de las ideas. (Lea también: Vencer el miedo y buscar ayuda: sí se puede crear empresa en Medellín).

“Un emprendimiento sostenible parte de un plan de negocio. Si no tiene acompañamiento y capacitación, solo es una idea. Por eso nos enfocamos en ayudar a las personas y darles herramientas para que mejoren su proyecto, a través del área financiera y la utilización de las TIC, por ejemplo”, detalló la Directora.

Así pues, la educación es clave para que, además de surgir desde la imaginación, la nueva empresa sea fuerte y tenga una base sólida, lo cual impide que se diluya en medio del mercado, que en el caso de Medellín es particularmente agresivo debido a la alta competitividad.

Educación certificada

“Nos pusimos como meta que este primer trimestre adquiriríamos la certificación ISO, pues nos garantizaba ofrecer un servicio oportuno y de calidad. Además, nos daría reputación ante terceros y que instituciones contratantes sepan que tenemos calidad”, expresó Gómez. Y Microempresas lo logró.

Tras un proceso exhaustivo de evaluación, el pasado 21 de abril la certificadora internacional Bureau Veritas otorgó la certificación de calidad a los programas educativos y de formación de la cooperativa.

Según un comunicado de la empresa, “la certificación llega en un momento clave, en el cual Microempresas de Colombia ha venido fortaleciendo todo su proyecto educativo, con la formulación de nuevas propuestas académicas mejorando de forma integral y significativa los procesos de educación para el trabajo y el desarrollo humano, garantizando su calidad y permanencia en el tiempo”.

Efectivamente, en Medellín hay espacio para que nuevos empresarios se posicionen y contribuyan al desarrollo económico de la región. Y para conseguirlo, entidades como Microempresas de Colombia están disponibles para materializar cada una de las ideas de los potenciales nuevos empresarios, y a su vez nuevos empleadores, de la capital antioqueña.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario