Instituto innovador en productos de plástico y caucho se abre mercado en América Latina y EEUU

Fundada hace 22 años en Medellín, esta entidad ha logrado que sus investigaciones en polímeros, plásticos y caucho salgan de sus laboratorios y se pongan al servicio de las empresas.

icipc
Instituto de Capacitación e Investigación de Plástico y Caucho. Foto: CORTESÍA.

Sillas de menor peso o dispositivos biodegradables para hidratar flores ha desarrollado en Colombia el Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y del Caucho – Icipc, cuyas patentes y soluciones para la industria se exportan a países de América Latina y Estados Unidos.

“El Instituto tiene presencia ya casi en 13 países en Latinoamérica y en Estados Unidos”, dijo  la directora del Icipc, María del Pilar Noriega, una ingeniera química vinculada a esta entidad desde su creación.

Destacó que el Instituto, cuyos fundadores son la Asociación Colombiana de Industrias Plásticas – Acoplásticos, la universidad privada Eafit y la empresa Formacol, busca atender “las necesidades de la industria no solo colombiana sino también en Latinoamérica”.

“Nuestra misión es convertir conocimiento en riqueza y desde el día uno trabajamos para la industria”, complementó la investigadora, e indicó que esta institución percibe “alrededor de dos millones de dólares anuales” en ingresos.

Con 35 profesionales de distintas disciplinas el Icipc, que durante diez años recibió apoyo del Gobierno alemán, tiene 38 patentes y registros de diseño entre otorgadas y en proceso de solicitud.

Sus productos y servicios se exportan a Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile y República Dominicana, entre otros, y en Colombia ha atendido a 1.231 empresas.

Entre sus innovaciones destacan la “silla metal plástica”, en cuyo diseño el Icipc comparte autoría con la empresa Manufacturas Muñoz, y un casillero plástico modular apilable con cierre de seguridad, proyecto en el que participó Industrias Estra.

También crearon un dispositivo para los cables del tendido eléctrico que ayuda a desviar a las aves -cofinanciado por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación – Colciencias, para la empresa de interconexión eléctrica  – ISA y otro equipo para hidratar las flores exportadas a países como Alemania.

“Esta es una combinación de academia e industria muy marcada. Investigación, desarrollo y diseño es la “vedette” de la organización”, agregó Noriega, para señalar que esa área representa el 78 % de las actividades e ingresos del instituto.

Noriega explicó que su oferta de servicios la dividen en proyectos que ofrecen a empresas potencialmente interesadas y en desarrollos obtenidos a partir de las necesidades que les presentan directamente las compañías.

“En los proyectos de investigación la duración promedio es de entre 12 y 18 meses”, afirmó la especialista, y destacó que cuentan con experiencia en el manejo de contratos de confidencialidad, propiedad intelectual, solicitud de patente y licenciamiento de tecnología, es decir, la entrega del desarrollo a un socio para que la use o comercialice en el mercado.

Su portafolio lo complementan publicaciones que distribuye en internet, disponibles en inglés y alemán, y que en algunos casos han sido traducidas al mandarín y ruso.

También ofrecen formación de postgrado, maestrías, especialización, doctorado y capacitación a la medida para empresas, servicios de laboratorio, consultorías y el desarrollo de software especializado para el sector del plástico.

Noriega aseguró que actualmente están enfocados en investigaciones sobre coeficiencia energética, medicamentos con polímeros y el desarrollo de espumas que reduzcan entre un 30 y 40 % el peso de las piezas, proyectos orientados a cerrar la brecha entre empresa, academia e investigación.

Acerca de ElPalpitar.com y EFE

Deja un comentario