Tráfico de fauna silvestre, una práctica que destruye el medio ambiente

Según información de la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia-Corantioquia, durante el 2015 se han incautado 1.040 especies silvestres.

Foto: DÚBER CANO
La fauna silvestre es la principal víctima del tráfico ilegal de especies. Foto: EL PALPITAR

Durante el fin de año incrementa el tráfico de fauna silvestre, especies que son comercializadas en el llamado “mercado negro” y con esta práctica aumentan también los controles, principalmente en las vías del departamento y en las terminales de transporte en contra de quienes compran y venden estos animales.

Tanto organizaciones ambientales, como las diferentes autoridades encargadas de velar por la seguridad de las especies, dieron a conocer la importancia de preservar estos animales y las graves consecuencias que trae la extracción ilícita de la fauna silvestre de su hábitat.

Vías del departamento, el “mercado negro” de los animales

“Nosotros estamos haciendo estrictos controles en las principales vías del departamento, para evitar el tráfico de fauna y flora, ya que muchas personas se dirigen a sus fincas durante esta época, ocasión que es aprovechada por personas dedicadas al ilícito para comercializar especies naturales”, explicó el teniente Jhonatan Céspedes, Jefe de Policía Ambiental de Antioquia.

Sin embargo, las personas que trafican con animales no dimensionan las consecuencias judiciales, ya que está catalogado como un delito ambiental. Según información de las autoridades, son principalmente los campesinos los que se han dedicado a esta práctica, antes de que la normativa fuera más rígida, ya que se puede sancionar con multas económicas y hasta cárcel.

Aunque son diversas las especies demandadas como mascotas, principalmente, “las más traficadas durante esta época son el mono Tití, las tortugas icotea, las iguanas y los sinsontes, especies que por sus atractivos, colores y cantos se vuelven muy llamativas para los incautos turistas”, explicó el teniente.

Comercializar estas especies no solo vulnera la vida e integridad de estos seres, sino que atenta contra todo un equilibrio ecosistémico que depende de muchos factores para garantizar su estabilidad.

Foto: DÚBER CANO
Especie recuperada por la policía. Foto: EL PALPITAR.

Extracción, acción de destrucción

Ya sean aves, mamíferos, roedores y marsupiales, todas las especies naturales cumplen una función única en el desarrollo del medio ambiente, evitando así la deforestación, erosión y pérdida de cobertura vegetal.

“Cuando este animal es arrebatado de sus zonas, su hábitat ha sido destrozado, ya sea por la ganadería extensiva o por la tala de árboles y por el tráfico de fauna, delito que le roba su espacio también se les roba su propia vida animal”, explicó Edisson Duque, coordinador ambiental para Antioquia de la organización internacional Animanaturalis.

iguana_fauna_sivestre
Especie recuperada por la policía. Foto: EL PALPITAR.

Asimismo, Duque manifestó que la pérdida de la fauna silvestre atenta gravemente contra las zonas urbanas y rurales, debido a que sin los mismos, se está propiciando un ambiente “enfermo”.

“En estos momentos estamos perdiendo zonas que eran habitadas por animales, porque un murciélago, una hormiga, una ardilla, aves, micos, titis, entre otros, todos están cumpliendo una función dentro de la naturaleza, que es la dispersión de semillas, polinización de plantas; sin estas funciones, nosotros estamos propiciando una degeneración de los espacios naturales”, enfatizó el Coordinador de Animanaturalis.

La preservación, responsabilidad de la ciudadanía

En esta misma línea se pronunció el director general de Corantioquia, Alejandro González, quien manifestó su preocupación por el tráfico de fauna silvestre en épocas navideñas.

“Para este remate de año como todos sabemos aumenta el tráfico de fauna silvestre, durante todo el año hemos tenido una estrategia con la mano con el Comité Interinstitucional de Flora y Fauna Silvestre de Antioquia –Ciffa, la Policía Ambiental y el Área Metropolitana, para coordinar una serie de controles en las salidas del Valle del Aburrá para sensibilizar a las personas que salen a vacaciones para que no compren animales”, así lo explicó el director de la autoridad ambiental.

Aunque las cifras de recuperaciones de fauna silvestre evidencian un fuerte control de las autoridades contra este flagelo, aún se observa que personas irresponsables siguen lucrándose con la vida e integridad de estos seres.

“Durante este año hemos recuperado más de mil animales, es realmente muy triste que sigamos viendo en nuestras carreteras la venta de estos animales, pero que la gente los siga queriendo, así que hacemos un llamado a la preservación del medio ambiente”, puntualizó el director.

En conclusión, los ciudadanos tienen un papel fundamental en la protección de los animales, debido a que son ellos mismos los responsables de denunciar cualquier hecho relacionado y no hacerse el de la “vista gorda”. Por esta razón el mensaje de las autoridades es claro, “no venda, no compre y no comercialice con especies de fauna y flora silvestre”.

Foto: DÚBER CANO
Especie recuperada por la policía. Foto: EL PALPITAR.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario