En Bogotá, después de ser atropellado, dueño abandonó en un basurero a su mascota

El conductor del vehículo implicado le había dado dinero para la atención veterinaria.

maltrato_animal_perro_bogotá2
El perro podría perder una de sus patas. Foto: CORTESÍA.

Un grotesco caso de maltrato se presentó entre este jueves 7 y viernes 8 de enero en la ciudad de Bogotá, en donde un perro fue atropellado por un vehículo, el conductor le pagó al dueño de la mascota para la atención veterinaria, pero el hombre se quedó con el dinero y abandonó al animal en un basurero.

Según informaciones de Holmes Herrera García, patrullero de la Policía Nacional y quien rescató al infortunado perro, esta situación se generó cuando un vehículo particular arrolló y arrastró varios metros al animal, dejándole graves heridas en sus patas delanteras y con imposibilidad para caminar.

“El conductor le dio 100 mil pesos al dueño de la mascota para que lo ingresaran a la veterinaria y le dieran las atenciones necesarias, pero luego de que el hombre se marchara en su carro, el responsable del perro se embolsilló la plata y tiró a la mascota en un basurero”, explicó el patrullero.

Luego de haberse dado cuenta del terrible caso de abandono, éste lo llevó a la veterinaria, lugar en el que están tratándole de salvar una de sus patas que resultó fracturada y con el hueso expuesto, mientras que la otra pata también quedó con el hueso expuesto.

Pese a que el policial que la rescató cubrirá los gastos veterinarios, hizo un llamado a los colombianos para que lo ayuden y puedan sacar adelante a esta mascota, que sufrió por partida doble el horror del maltrato animal, con su arrollamiento y su abandono en un basurero, sin poder caminar y con dos heridas que a simple vista muestran la gravedad de su salud.

maltrato_animal_perro_bogotá
Foto: CORTESÍA.
maltrato_animal_perro_bogotá3
Foto: CORTESÍA.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario