“Se está acabando el tiempo”: Ban Ki Moon sobre la vida silvestre

La ONU recordó a los elefantes que mueren por la cacería furtiva que busca cuernos.

Foto: DÚBER CANO
Los tigrillos son una de las especies más amenazadas en el departamento. Foto: DÚBER CANO

Entre siete y 23 mil millones de dólares es el monto que deja el tráfico de fauna silvestre en el mundo anualmente, así lo advirtió este jueves las Naciones Unidas durante la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre.

La organización mundial hizo un llamado de atención a sus países miembros para que se fortalezcan medidas de protección para sus animales y eviten el comercio ilegal de los mismos, que está tasado en 350 millones entre plantas y seres silvestres, señala la ONU.

“Insto a la comunidad internacional a proteger este legado natural esencial para esta generación y las futuras. Es necesario tomar más medidas en todos los continentes porque “el futuro de la vida silvestre está en nuestras manos””, explicó el secretario General de la ONU, Ban Ki Moon.

Para este año, la Convención Internacional sobre Comercio de Especies Amenazadas (CITES), reveló que los elefantes han sido los animales más golpeados con la venta ilegal de productos extraídos de animales, para su caso el marfil, debido a que cifras recientes muestran que entre 2010 y 2012 unos 100 mil elefantes fueron masacrados por sus cuernos.

“Se está agotando el tiempo para acabar con la crisis de la caza y pesca furtivas que amenaza a algunas de las especies más emblemáticas del mundo, como los elefantes”, destacó el secretario de la ONU. (Lea también: Tráfico de fauna silvestre: daño ambiental y sufrimiento de especies naturales).

Para el caso de Colombia, las especies más amenazadas por el tráfico de fauna silvestre son los loros, los perezosos, los monos aulladores, las tortugas, las guacamayas y los tigrillos, tal y como lo asegura la corporación Regional Corantioquia.

“Las especies más amenazadas son las más carismáticas, por ejemplo las guacamayas y las loras son las más vulneradas porque la gente se las lleva para la casa y le empiezan a hablar para que imite esos sonidos, además les dan vino, lo que ocasiona un grave daño en su sistema digestivo. Asimismo, las tortugas, iguanas y otros reptiles, están en peligro porque son consumidas como alimento, mayormente en Semana Santa porque creen que les da buena energía”, aseguró Mónica María Gil, Bióloga de la Subdirección de Regionalización Proteccional Especializado de Corantioquia.

Con la conmemoración de este día, los organismos ambientales deben aunar esfuerzos en el cuidado y protección de la fauna silvestre y su entorno natural, ya que al ser extraídos también se afectan gravemente los hábitats ecosistémicos.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario