Por un túnel se fugó “El Chapo” Guzmán de la cárcel de máxima seguridad

Las autoridades  desplegaron un operativo de localización en la zona cercana al penal y en las carreteras de los estados vecinos

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, temido narcotraficante mexicano, se fugó este sábado once de julio de la cárcel de máxima seguridad Altiplano de la ciudad de Almoloya, estado de Juárez, a través de un túnel de mil 500 metros de largo que iba de la ducha de su celda a una casa en construcción.

“El día de ayer en el Centro de Readaptación Social número 1 Altiplano, se registró la fuga de Joaquín Guzmán, quien estaba ubicado en el área de tratamientos especiales, pasillo número 2, estancia número 20”, detalló el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

En conferencia de prensa, Rubido explicó que tras descubrirse la ausencia de Guzmán mediante el sistema de videovigilancia del penal “se activó la alerta por la evasión”, por lo que el personal del centro penitenciario hizo una revisión en la celda en la que se halló “una boca de túnel”.

Las autoridades encontraron un orificio rectangular de 50 centímetros por 50 centímetros y metro y medio de profundidad en la regadera de la celda del líder del cártel de Sinaloa. A lo largo del túnel se encontraron herramientas de construcción, tanques de oxígeno, recipientes con combustible, madera de cimbra y tuberías PVC.

Las autoridades  desplegaron un operativo de localización en la zona cercana al penal y en las carreteras de los estados vecinos, lo que derivó en la suspensión de las operaciones aéreas en el Aeropuerto Internacional de Toluca.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario