El otro escenario de la guerra: “Trasbordo ideológico inadvertido”

Internet, redes sociales, medios masivos y alternativos de comunicación, censura y la manipulación de la información, se conforman, junto con los avances en las Tecnologías de Comunicación, en un nuevo escenario de la guerra psicológica o propaganda. 

Manipulation_Opinion_El_Palpitar
Foto: CORTESÍA.

Aunque siempre está latente una confrontación armada, ya sea contra milicianos, tropas irregulares o ejércitos extranjeros, desde antes de la Segunda Guerra Mundial, se empezaron a vislumbrar otros escenarios de batalla en los que también hay que estar a la vanguardia ya que perder sería catastrófico: los medios de comunicación. 

Con el advenimiento y desarrollo de la comunicación, se empezaron a tejer formas de adoctrinamiento por parte de los Gobiernos y también de ocultar o cambiar la información, en lo que podemos llamar propaganda (no confundir con publicidad comercial), lo que lleva a escenarios de manipulación de las masas para legitimar, deslegitimar o crear una corriente favorable frente a determinado tema. 

La propaganda es una forma de comunicación que tiene como objetivo fundamental, influir en las masas respecto a una causa o posición, generando una ideología y un filtro frente a la vida o la realidad, a partir de diferentes métodos como la orquestación constante de determinado mensaje en diferentes medios y canales de comunicación, o la desfiguración del “enemigo” y la fijación de un “enemigo único”, para que la población sea fácilmente direccionada. 

Esta propaganda normalmente es emitida por centros de poder que suelen ser económicos, sociales, religiosos y políticos, pero en muchas ocasiones, también desconocidos y con intensiones oscuras. 

Un ejemplo claro de ello es el método de reclutamiento del grupo terrorista ISIS, el cual ha ganado adeptos en Europa, Estados Unidos y Canadá, para que los jóvenes se conviertan en yihadistas y vayan a combatir en Oriente Medio o realizando atentados en capitales occidentales como Paris, Londres y Amsterdam. 

Lo propio hacen otros grupos terroristas como Boko Haram en Nigeria y al Qaeda en Oriente Próximo, por lo que la reflexión y la pregunta obvia es ¿Estamos preparados científicamente y tácticamente para enfrentarnos al terrorismo en estos escenarios? 

Estamos en la época de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), una época que avanza a pasos agigantados y no podemos quedarnos rezagados a expensas de ser víctimas de una guerra psicológica que podríamos perder con alguna fuerza oscura. 

Hay que mencionar que el ejercicio de la propaganda llevó a personas como Adolf Hitler al poder en Alemania y mantuvo en el trono a Iósif Stalin en la Unión Soviética, por lo que no solo es válido sino necesario entender cómo combatir a este enemigo que puede entrar por nuestros propios computadores y celulares en cualquier momento. 

Por último, es necesario advertir que la propaganda no es mala per se, sino que es su uso el que define las consecuencias en nuestra sociedad, por lo que es válido aclarar que la propaganda también sirve para crear tejido social, cohesión ciudadana y referentes nacionales, por lo que el Gobierno, las Fuerzas Armadas y la Sociedad Civil deben trabajar mancomunadamente para mantener una identidad colectiva que nos defina como colombianos, creando así la mejor defensa ante los ataques oscuros de fuerza que a veces no podemos ver. 

Acerca de César Betancourt Restrepo

César Betancourt Restrepo
Profesional en Comunicación y Relaciones Corporativas, Magister en Comunicación Política y Empresarial, escritor y periodista.

Deja un comentario