La paz que los animales necesitan

Los animales. Esos otros habitantes de nuestro territorio, también sufren diariamente de una guerra que ellos no ocasionaron, ni de la que debieran ser parte.

Animales_Paz_El_Palpitar
Los animales necesitan más de nuestro voto positivo el próximo 2 de octubre.

Más de 50 años de guerra en Colombia han dejado alrededor de 8 millones de víctimas humanas, de las cuales aproximadamente 265.000 fueron víctimas directas correspondientes a homicidios. Estas cifras son de por sí escandalosas e invitan a reflexionar al pueblo colombiano sobre el futuro que queremos.

Pero hay unas víctimas que no han sido contabilizadas: los animales. Esos otros habitantes de nuestro territorio, también sufren diariamente de una guerra que ellos no ocasionaron, ni de la que debieran ser parte. Perros, burros, cerdos, vacas, pollos, gatos, monos, entre otros, han sido utilizados de alguna manera en los horrores de la guerra. Algunos han sido amansados, como si de mascotas se trataran para vivir en la selva, es el caso de felinos silvestres, monos y loras, por dar algunos ejemplos.

Otros, han sido utilizados para los fines mismos del conflicto, burros bomba o perros adiestrados para alertar del enemigo que en últimas mueren en combate o por las enfermedades propias de las zonas tropicales; numerosos animales han sido abandonados a su suerte luego de procesos de desplazamiento de poblaciones humanas campesinas; vacas y cerdos han sido parte de los procesos de explotación de carne para obtener recursos económicos y para alimentación de los grupos insurgentes.

Miles de animales silvestres han muerto en medio de los enfrentamientos y bombardeos, sea por las balas, las explosiones o de paros cardíacos por el ruido; muchos otros ven a sus hábitats en vilo por la contaminación severa de las aguas debida al uso de mercurio y otras sustancias en la minería ilegal, así como por los derrames de petróleo que según hablan los expertos, sobrepasan la cantidad que en 2010 fue vertida en el golfo de México y ni qué decir de la deforestación en zonas utilizadas para cultivos ilícitos.

Construir una paz duradera, no solo implica a los seres humanos, sino que nos invita a trabajar en conjunto para rehabilitar todas esas zonas en donde la biodiversidad se ha visto gravemente afectada.

Redirigir los recursos económicos que hoy se invierten en la guerra, hacia la educación y la sostenibilidad, es realmente forjar una nación más civilizada, en la que además todas las personas podrán ver más allá de sus propios conflictos, en este proceso de reconciliación también podrán caber los animales, y podremos enfocarnos en buscar derechos para ellos, porque cuando hay armonía en nuestras sociedades humanas, probablemente podrá nacer esa mayor empatía con el entorno natural y rico en biodiversidad que tenemos.

Hace tan solo dos días, muchos de los senadores de la República que vistieron camisetas blancas y llevaron globos para apoyar el plebiscito por la paz, hundieron en el mismo recinto el proyecto de ley que prohibiría el uso de recursos públicos en espectáculos crueles con animales (aunque la sentencia 889 /2012 ya lo hizo). Esta puñalada certera que le dieron a los animales, no es la paz que ellos necesitan, porque lo mínimo que debería hacer este, “el Congreso de la paz”, es mostrar empatía y sensibilidad con seres inocentes y que según las últimas sentencias de la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, son reconocidos como seres sintientes.

La paz que necesitan los animales no solo es nuestro compromiso con un voto positivo en las urnas el próximo 2 de octubre, es también nuestro compromiso como actores sociales, políticos, gubernamentales en cada decisión que tomamos, cada hora, todos los días. Es llenarse de humanidad en la que la compasión, el perdón y la reconciliación deben estar siempre presentes. Decía Mahatma Gandhi, gran activista por la paz y la no violencia: “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.”

Acerca de Paulina Pulgarín Serna

Paulina Pulgarín Serna
Activista de AnimaNaturalis Internacional, editora de contenidos para Colombia desde 2005. Ingeniera. Ambiental.

Deja un comentario