El proceso de restitución de tierras contribuye a la construcción de la paz en Colombia

El programa de restitución tiene también un componente de inversión para motivar a los campesinos a desarrollar proyectos productivos en las propiedades recuperadas.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

La devolución de tierras usurpadas a víctimas del conflicto armado es uno de los aportes más importantes a la construcción de la paz de Colombia y así lo constataron expertos de ocho países que este viernes tres de julio visitaron Mampuján, un pueblo del departamento de Bolívar que fue asolado por la violencia.

El director territorial de la Unidad de Restitución de Tierras en Bolívar, Álvaro Tapia, explicó que “una de las génesis del conflicto en Colombia es el arrebatamiento o la lucha por la tierra”, por lo cual ponderó la decisión del presidente Juan Manuel Santos de implementar la política de restitución aún antes de que se logre la paz con los grupos guerrilleros.

“Con la política de restitución lo que logramos hacer fue la recuperación física y material de estos predios y también un proceso de titulación de los mismos porque sobre ellos había muchos actos de tenencia informal”, afirmó el funcionario.

La restitución en el caserío de Mampuján, que hace parte del municipio de María La Baja, alcanza las mil hectáreas entregadas a 290 familias que por efecto del conflicto armado “perdieron sus tierras o se vieron abocadas a abandonarlas o a venderlas muy por debajo de los precios legales”, según el funcionario.

Tapia aseguró que la restitución de tierras es también “una contribución al ordenamiento de la propiedad en el país, a la titulación de bienes, a la recuperación de baldíos; es recuperar espacios mal ocupados y reorientar un poco la política en el sentido de hacer una ocupación debida y legalizada”.

El programa de restitución tiene también un componente de inversión para motivar a los campesinos a desarrollar proyectos productivos en las propiedades recuperadas.

Tapia indicó que los proyectos productivos “representan un incentivo equivalente a 21 millones de pesos (unos 8.000 dólares), que son entregados a las familias, de los cuales un 40 % es para capital semilla y otro porcentaje para que tengan asistencia técnica y puedan poner a producir”.

“La idea es que estás familias retornadas tengan la posibilidad de producir lo que se comen y generar algunos excedentes que puedan comercializarse para que puedan generar otros ingresos para satisfacer otras necesidades”, agregó.

Según cifras de la Unidad de Restitución de Tierras, en Colombia hay más de quince mil personas beneficiadas con este programa que en conjunto han recibido más de 100 mil hectáreas, al tiempo que han sido invertidos más de 30 mil millones de pesos (unos 11,4 millones de dólares) en los proyectos productivos.

Acerca de ElPalpitar.com y EFE

Deja un comentario