Cañón de La Llorona no será más símbolo de guerra con Bosques de Paz

El cañón de La Llorona ha sido el único territorio donde las fuerzas del estado fueron derrotadas por las Farc y los paramilitares.

El territorio podrá contar con un recinto de memoria histórica. Foto: CORTESÍA.

El cañón de La Llorona, un extenso territorio de bosques que cubre Dabeiba y Mutatá fue declarado como Bosques de Paz, la iniciativa del Gobierno Nacional para proteger los recursos naturales de antiguos bastiones del conflicto armado.

Por más de 20 años los paramilitares y los guerrilleros de las Farc se disputaron el control territorial del cañón de La Llorona, una zona boscosa que ni el Ejército Nacional pudo ingresar, pero que el día de hoy es un punto turístico y una zona protegida.

Debido al símbolo que lleva sobre su “espalda”, el Gobierno Nacional lo designó como Bosques de Paz, una figura que permitirá la reivindicación del cañón como un territorio libre de violencia, ganando así una notoriedad para los antioqueños.

“Es el único lugar donde las fuerzas de seguridad del estado nunca pudieron derrotar a las farc, siempre que iba el Ejército o la Policía regresaban sin ningún trofeo importante de intervención en esa zona, pero desde que se emprendió el proceso de paz en Cartagena habíamos dicho que habái que dejar unos símbolos ambientales para que reforzaran este suceso”, destacó el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez.

De igual manera, Cesar Rey Ángel, director de Bosques de Paz, esta es una manera de homenajear a las víctimas que dejó el conflicto armado en La Llorona, sentando un precedente en la zona del Urabá de paz y reconciliación.

“Hay que entender que mucha sangre se derramó sobre el suelo, que muchos de los temas como el desminado deben ser extinguidos, procediendo así en reconstrucción y trabajo asociado con las comunidades protectoras de los bosques”, señaló Rey Ángel.

Con la figura de Bosques de Paz se desarrollarán actividades de educación ambiental, proyectos productivos y otras acciones, con el fin de conservar la biodiversidad, generar empleo, desarrollo social y reconciliación e integración entre los excombatientes y las comunidades locales en los sitios del antiguo conflicto.

Es de recordar que el municipio de Granada, en el Oriente antioqueño, también hay una zona de Bosques de Paz, una figura que fue entregada en persona por el presidente Juan Manuel Santos. Lea también Granada, del dolor de la guerra al renacimiento de la naturaleza 

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario