Por lo menos 25 niños indígenas han muerto en Chocó por desnutrición en 2015

La mayoría de menores fallecidos se registraron en el municipio de Alto Baudó.

Niño-choco-Desnutricion
Foto: CORTESÍA.

Según cifras entregadas por la Secretaría de Gobierno del Chocó, en lo que va corrido del año se han registrado, oficialmente, 25 muertes de niños indígenas por causas relacionadas con desnutrición y el uso inapropiado del agua. Las cifras reales podrían ser aún más elevadas.

La escasez de alimentos y el mal estado de otros han generado altas tasas de desnutrición infantil, en la mayoría de los casos crónica. Así lo explicó Bismarck Calimeño Mena, secretario de Gobierno de Chocó. 

Pero la inanición no es la única causa de los fallecimientos. “Además de los problemas de desnutrición, tenemos enfermedades diarreicas, las cuales son ocasionadas porque los indígenas no utilizan a veces bien el agua”, dijo Calimeño Mena. 

Detalló que las autoridades han podido evidenciar que los indígenas en ocasiones utilizan la misma fuente de agua de subsistencia para hacer sus necesidades fisiológicas. Esto facilita el brote de enfermedades diarreicas y estomacales graves, que en muchos casos, sumadas a la desnutrición, son mortales.

“Por causas relacionadas a éstas han muerto por lo menos 25 niños en Chocó, aunque pueden ser muchos más, solo que los indígenas no nos informan de la totalidad de los casos”, agregó el Secretario.

Por tal motivo, la Gobernación ha enviado ayuda humanitaria a los resguardos indígenas del Departamento en compañía de organizaciones de derechos humanos. “Hemos llevado brigadas médicas y alimentos, al igual que filtros de agua para enseñarles que deben tomar agua tratada, porque de lo contrario pueden sufrir enfermedades”, indicó Calimeño Mena.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario