El reto de trasladar la Cultura Metro al Tranvía de Ayacucho en los 20 años del sistema

Si bien las directivas de la empresa confían en el cuidado que las personas darán al nuevo medio de transporte, hacen un llamado a la ciudadanía para que se adapten a algunos de los cambios que presenta la ruta tranviaria.

Inauguración-Tranvia3
Tranvía de Ayacucho. Foto: EL PALPITAR.

Una de las novedades que presenta el sistema Metro en la ciudad de Medellín y que lo diferencia ante otros sistemas del mundo, es su capacidad multimodal de conectar varios servicios de movilidad en uno solo y brindar a la ciudadanía la posibilidad de planear sus viajes desde diferentes extremos de la ciudad. 

En ese sentido, los cables Linea K – Santo Domingo y J – La Aurora, además de las rutas alimentadoras, integrados, Metroplús y ahora el Tranvía de Ayacucho, son una muestra de la unificación de un sistema que busca beneficiar en costos de viaje a la ciudadanía.

El reto de implementar la Cultura Metro en el Tranvía

Inauguración-Tranvia1
Con la operación instructiva se prepara a los ciudadanos para la operación comercial del Tranvía. Foto: EL PALPITAR.

“Para mí la Cultura Metro es mantener los vagones limpios, no pelear con las personas, hacer las filas y no pasarse los torniquetes por debajo”, “Yo creo que la Cultura Metro significa respetar a todos los que usamos este medio de transporte y cuidarlo”, “Lo más importante de la Cultura Metro es que todos entendemos que este es un símbolo de ciudad y que es un referente para el país y el mundo”, esos fueron algunos de los comentarios con respecto a este tema que brindaron algunos de los pasajeros del Metro de Medellín.

Pero, ¿usted se ha preguntado cómo cambian las normas en el Tranvía de Ayacucho? ¿Sabe cuáles son las diferencias de operatividad con los otros sistemas de transporte de la empresa? Esta explicación le puede servir para que se familiarice con la línea tranviaria.

  • Inicialmente es importante recordar que el Tranvía de Ayacucho no solo comparte vía con otros vehículos como motos y bicicletas, sino que los peatones también pueden circular por la zona donde se encuentra la ruta, lo que propende por la responsabilidad de los ciudadanos y su respeto por el tránsito de este medio de transporte.
  • El acceso al sistema solo se podrá hacer con la Tarjeta Cívica.
  • Es fundamental que si usted camina por la zona, no esté distraído con audífonos o aparatos que bloqueen su capacidad auditiva para que pueda escuchar la campana integrada al sistema, misma que da aviso sobre su paso.
  • El Tranvía de Ayacucho tiene incorporado un sistema de aire acondicionado, por lo que sus puertas deben permanecer cerradas, por eso, si usted desea ingresar o salir de los trenes, debe oprimir un botón que activa esta acción.
  • El Tranvía no es el metro, si bien sus viajes son controlados y los conductores buscan brindar un recorrido seguro, es importante que usted siempre esté sujetado de las barras al interior de los vagones. Recuerde que al tener vía compartida puede frenar en cualquier momento para evitar accidentes.

“La idea es que todo ese sentido de pertenencia que las personas tienen con el Metro, cómo lo cuidan y se sienten orgullosos de él, se traslade al Tranvía de Ayacucho. Para eso tienen que ser muy conscientes de los cambios que hay con el funcionamiento del sistema”, indicó Jairo Gutiérrez, profesional en gestión social del Metro de Medellín.

La operación comercial se aplazó, pero la celebración continúa

tranvia2
Los antioqueños y demás visitantes que lleguen a Medellín, ya pueden apreciar el Tranvía por las vías del centro de la ciudad. Foto: EL PALPITAR.

El 15 de octubre del año en curso se dio inicio a la operación instructiva del Tranvía, se suponía que esta iría hasta el 29 de noviembre y que el 30 del mismo mes se iniciarían las operaciones comerciales para celebrar los 20 años del Metro; sin embargo, retrasos en la ejecución de la obra motivaron la suspensión de esta medida.

Claudia Restrepo, gerente del Metro de Medellín, explicó que la decisión se tomó porque aún faltan algunos procesos escalonados en la estación Miraflores, lo que impide que el sistema opere en su totalidad y bajo las condiciones que les habían prometido a la ciudadanía.

“Nos retrasamos pero preferimos entregar la obra completa, segura y en buen funcionamiento. De pronto nos apresuramos un poco con el anuncio de la marcha comercial, pero el contratista nos informó que no le era posible estar listo a tiempo”, comentó la gerente.

Con esta determinación ya divulgada en días anteriores, lo que pretende la empresa, que además comunicó que la operación comercial no estará lista hasta el mes de marzo de 2016, es que toda la ciudadanía pueda asistir a los recorridos instructivos que continúan siendo gratuitos pero con el uso exclusivo de la Tarjeta Cívica.

“Nosotros iniciamos con una operatividad de seis horas hasta las 4:00 de la tarde, pero hay personas que trabajan y salen en la noche que se quedan sin la oportunidad de viajar en Tranvía. Entonces lo que vamos a hacer es ajustar los horarios para que ese recorrido instructivo se haga en las noches, aproximadamente hasta las 11:00 y así todos tengan la oportunidad de disfrutar del sistema, además de los alumbrados navideños que hay sobre la vía”, contó Claudia Restrepo.

El Tranvía de Ayacucho cuenta con 4.3 kilómetros de vía tranviaria y su inversión fue de 607 mil millones de pesos. Además contará, en un principio, con 12 trenes, cada uno con la capacidad de movilizar a 300 personas y en los que se prevé se podrán transportar más de 9 mil personas al día cuando su operación esté en pleno.

Aún persisten algunas inconformidades

Si bien las autoridades locales han explicado que el desarrollo de la ciudad se ve reflejado, en gran medida, en sus medios de transporte, la verdad es que algunos ciudadanos aún se muestran renuentes con las obras y muestran su inconformismo ante los cambios.

Algunos de los más afectados y que han manifestado en repetidas oportunidades su malestar, son los comerciantes de Ayacucho y sectores aledaños, quienes han expresado la baja en sus ventas, además de la poca afluencia de personas a sus negocios.

“Ya los negocios no son los mismos, ya esto se murió. Antes eran carros y motos esperando almuerzos y desayunos, pero ahora mire… nosotros esperamos que con la operación esto mejore un poquito, pero lo veo difícil”, comentó Caludia Milena Rueda, propietaria de una cafetería en Ayacucho.

Y es que las obras y entrada en operación del sistema, requirió el cierre parcial, temporal y en algunas oportunidades definitivo de algunas rutas que eran bastante concurridas, no solo por vehículos, sino por personas que encontraban en la zona paradas de autobuses o puntos referentes de encuentro.

Hay nostalgia por el tranvía de antaño, pero también entusiasmo y expectativa

tranvia-
Presente y pasado del tranvía para Medellín. Foto: EL PALPITAR.

En 1921 Medellín inauguró su primera línea tranviaria, un sistema que se extendió hasta llegar a tener más de 45 kilómetros de rutas en diferentes zonas de la ciudad y que se convirtió en el medio de transporte predilecto de la ciudadanía.

Sin embargo, tan solo 30 años más tarde el Tranvía había desaparecido casi por completo y en su reemplazo había buses a gasolina. Pero aún viven personas que viajaron en el Tranvía de los años 20 y que cuentan su experiencia. “El pasaje costaba 10 centavos , montar en transporte para mí era toda una alucinacion, era emocionate. El chofer era alguien elegante y como muy importante. Yo miraba toda la gente su semblante como gente muy interesante que se transportaba con mucha seguridad, yo era un niño montañero a pesar que era un niño de ciudad”, comentó Orlando Ortiz.

Y aunque Orlando recuerda con gratitud el viejo tranvía y tiene algunas reservas con el nuevo, se muestra expectante ante la obra: “Es nostálgico recordar todo aquello, pero para mi el modelo de transporte de tranvía solo es el nombre, Creo que si llego a montar algún día en este transporte, sera una extensión más del Metro”.

Por su parte, Nelson Atehortúa, propietario de un local de papelería y variedades en Ayacucho, comentó que: “Esto nos genera muchas expectativas porque esperábamos que la operación comercial iniciara para ver cuál era el cambio que se iba a presentar en el tema comercial. Esperemos a ver que cuando inicie completamente todo mejore para nosotros”.

Asi pues, el Tranvía de Ayacucho, mismo que sería la insignia de estos 20 años de operación del Metro de Medellín, debió aplazar su inauguración comercial por lo menos cuatro meses; no obstante la fiesta continúa y tanto funcionarios como ciudadanos celebran orgullosos a uno de los símbolos del progreso de la ciudad.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario